Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer muere golpeada por su asistenta

Una mujer de 64 años fue hallada ayer por la tarde muerta en su domicilio de Granada. El Cuerpo Nacional de Policía detuvo en la misma casa a una joven de 26 años que trabajaba para ella realizando las labores domésticas como presunta autora de los hechos. Una discusión por asuntos económicos pudo ser el desencadenante.

Los ruidos motivados por una discusión que se produjo entre ambas sobre las 16.30 alertaron a los vecinos de la Cuesta de Escoriaza, en el centro de la ciudad. Fueron ellos los que avisaron a la Policía de que algo extraño estaba ocurriendo en una vivienda del número 3.

Se escucharon "muchos gritos", según reconoció una vecina, que pensó al principio que se estaba produciendo un robo. La víctima "no tenía enemigos", detalló otro vecino, que no podía dar crédito al suceso y que conocía de vista a la joven que llevaba varios meses acudiendo al domicilio a trabajar.

Cuando los agentes llegaron ya apenas se escuchaba ruido alguno. Por una casa contigua entraron los agentes al domicilio señalado en el que encontraron a la propietaria de la vivienda ya muerta y con varios golpes en la cabeza, según informaron fuentes policiales.

En la inspección ocular se hallaron objetos de adorno de la casa que podrían haber servido a la joven para asestar los golpes, como un jarrón o un objeto de mármol, con el que la asistenta se cree que golpeó en la cabeza a la dueña de la casa.

En un armario

La presunta autora de los hechos fue hallada en el interior de un armario en la vivienda. Según sus primeras declaraciones, la ahora fallecida le debía dinero y por eso se inició la discusión. El portero del inmueble se refirió también a la rapidez con la que llegaron los agentes y explicó que la víctima vivía sola en su domicilio y a él acudía "esporádicamente" la detenida para limpiar.

Miembros de la Policía Judicial y Científica se desplazaron hasta el lugar de los hechos para llevar a cabo la investigación y se procedió al levantamiento del cadáver. La detenida, de iniciales A. F. H. M., prestó ayer una primera declaración ante la Policía en la que se refirió a la deuda como motivo de la riña. Hoy se prevé que pase a disposición judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010