Prisión para el funcionario corrupto del Ayuntamiento de Barcelona

La juez encarcela también a un ingeniero implicado en el 'caso Saratoga'

Los dos a la cárcel. El Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona ha acordado esta noche la prisión incondicional de Eliodoro Lozano, un funcionario del Ayuntamiento de Barcelona acusado de presuntas irregularidades en la tramitación de expedientes administrativos relacionados con apartamentos turísticos. Por este mismo caso, los Mossos d'Esquadra habían detenido también al ingeniero Joaquín Quílez, quién hoy también dormiráen la cárcel Modelo por decisión judicial.

Quílez está imputado desde hacía unos meses en la trama corrupta de los prostíbulos Saratoga y Riviera y se encontraba en libertad bajo fianza de 15.000 euros. Era la persona que subcontrataba el Ayuntamiento d Barcelona para revisar el sonido de los locales y podría haber alertado a los dueños de los burdeles de que se iban a producir las redadas policiales.

Esa trama está siendo investigada por la juez Elisabet Castelló, titular del Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona y que es la misma queha acordado la prisión de ambos acusados. Un anónimo recibido en el distrito barcelonés de Ciutat Vella la pasada primavera alertó de la relación entre Lozano y Quílez, quién, además, está pendiente de juicio por otro caso de corrupción que se ha suspendido en dos ocasiones.

El anónimo llegó al distrito cuando el caso de los prostíbulos estaba en pleno apogeo y el Ayuntamiento resolvió entregarlo al juzgado que lo instruía. En la investigación que abrieron los Mossos tras conocer el anónimo reclamaron al distrito de Ciutat Vella siete expedientes en los que habría intervenido Lozano, como jefe de los servicios técnicos del distrito. Cinco de ellos eran relativos a licencias de apartamentos turísticos y otro estaba relacionado con un local o piso en el que se ejercía la prostitución, según puntualizaron fuentes cercanas a la investigación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS