Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los directores sancionarán las faltas injustificadas de los profesores

El modelo experimental de bajas otorga más poder a los centros educativos

Los directores de los colegios e institutos serán protagonistas del cambio que se está perfilando en el sistema educativo. La Ley de Educación de Andalucía (LEA) ya otorgaba más competencias a los equipos directivos. Pero faltaba el desarrollo normativo para especificar la forma en la que desempeñarán sus nuevas tareas, entre las que están las disciplinarias.

La Consejería de Educación presentó ayer a los sindicatos el borrador del modelo experimental de gestión de las ausencias docentes. Se aplicará en 200 centros y los directores serán los encargados de decidir las bajas que se cubren con personal externo y durante cuanto tiempo. Los centros dispondrán de un presupuesto cerrado para sustituciones.

Educación incrementará el seguimiento médico de las bajas

Pero las instrucciones repartidas ayer a los sindicatos también abordan la potestad disciplinaria de los titulares de los centros. Los directores tendrán la posibilidad de sancionar el "incumplimiento injustificado del horario de trabajo hasta un máximo de nueve horas al mes" o la falta "injustificada de un día". Los profesores serían sancionados con un "apercibimiento". Los docentes afectados podrán presentar alegaciones y recurrir la decisión. Este aspecto ya generó dudas entre los sindicatos cuando se aprobó la LEA en 2007. Y ayer volvió a despertar las suspicacias de las centrales, que consideran que este tipo de decisiones debe ser colegiada y que la carga de trabajo y responsabilidad de los equipos directivos es ya mucha. UGT y CC OO mostraron sus dudas.

La idea de la Junta es que el sistema experimental de sustituciones empiece a funcionar en los 200 centros elegidos a partir de noviembre, según informó ayer Mar Moreno, consejera de Educación. Cuando acabe el curso se evaluarán los resultados y se decidirá si se extiende a todos los centros de la comunidad. Moreno también anunció ayer que se incrementarán las "asesorías médicas" para hacer un mayor seguimiento de las bajas. También se prevé un incremento "considerable" del presupuesto para sustituciones, que el curso pasado consumieron 108 millones de euros.

La autonomía es la clave del sistema experimental. Cuando se presente una baja, el director deberá decidir primero si la cubre con recursos propios. Por ejemplo, con profesores de refuerzo, algo previsto en la normativa pero que los sindicatos piden cambiar. Si el titular del centro decide cubrir la ausencia con personal ajeno al centro deberá realizar una petición a Educación y especificar la "duración probable de la propuesta de sustitución". Educación se compromete a rebajar a la mitad el tiempo de respuesta, con lo que las bajas se cubrirán en unos siete días. Sindicatos y Administración se volverán a reunir el miércoles para seguir negociando este sistema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 2009