Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un radical al volante

Vatanen, opuesto al aborto y la eutanasia, aspira hoy a ganar a Todt para presidir la FIA

Pocas personas se mueven con tanta soltura entre el ruido de motores y las bambalinas del Parlamento Europeo como Ari Vatanen. Ex campeón mundial de rallies, Vatanen intentará convertirse hoy en París, si lo permite Jean Todt, el otro aspirante, en el nuevo presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y tomar la batuta que deja Max Mosley. No tendrá una tarea fácil, porque la personalidad de Todt está fuera de dudas: al margen de haber sido también piloto de rallies, el francés era el director de la escudería Ferrari cuando Michael Schumacher ganó sus últimos cinco títulos mundiales entre 2000 y 2004. Vatanen, de 57 años, nació en el norte de Finlandia, junto a la frontera de lo que era la Unión Soviética. Corrió en rallies entre 1974 y 1998, logró 10 victorias y fue campeón mundial en 1981. De 1987 a 1991 reinó en el París-Dakar. Cuando dejó los rallies, se metió en política. En 1999 fue elegido eurodiputado del partido conservador. Sus amistades con los círculos cercanos a Nicolas Sarkozy le llevaron de nuevo, en 2004, al Parlamento Europeo. En cambio, no fue elegido para un tercer periodo.

Vatanen es acérrimo enemigo tanto del aborto como de la eutanasia. "¿Cómo es posible que los derechos humanos comiencen sólo después del nacimiento?", se preguntaba recientemente. Y su respuesta era: "El primer derecho humano es el derecho a nacer". También ha criticado la política de la UE al respecto: "Al mismo tiempo que señalamos con el dedo a aquellos países en los que existe la pena máxima, condenamos a muerte a millones de niños nonatos cada año".

En su última campaña electoral, su partido se distanció de sus opiniones sobre el cambio climático, que, según Vatanen, no es más que una conspiración "marxista-soviética auspiciada por los Verdes". En su blog oficial escribió: "Hasta los niños saben que el sol calienta la tierra, pero los verdes culpan a la actividad humana. Según ellos, el ser humano no es más que un virus maligno para el medio ambiente".

En su día, el actual patrón de la Federación de Automovilismo dijo que "ha llegado el momento del cambio". Revisando la hemeroteca, la candidatura de Vatanen no difiere mucho del pensamiento de Mosley y de Bernie Ecclestone, patrón de la F-1.

Por ahora, el finlandés ha logrado el apoyo de federaciones emergentes: Ucrania, Egipto, Jordania y los Emiratos Árabes. Pero Todt ha dispuesto de todo el engranaje de la FIA porque Max Mosley le ha bendecido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 2009