Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN se disculpa por la 'invasión' de la playa de Samil

El alcalde de Vigo zanja el incidente tras recibir a los militares

La OTAN pidió ayer disculpas al alcalde de Vigo, Abel Caballero, y a sus ciudadanos por el incidente que protagonizaron el pasado miércoles algunos de sus militares holandeses, belgas y británicos en la playa de Samil cuando se adentraron en las zonas acotadas al baño con varias lanchas neumáticas mientras numerosas personas se encontraban en el agua. El comandante jefe de la flotilla, acompañado de los tres capitanes responsables de los barcos implicados y del cónsul de Dinamarca, se reunió por iniciativa propia en el ayuntamiento con Caballero para reconocer el error cometido y asegurar que el incidente no se volverá a repetir en ningún otro sitio.

El regidor de Vigo, quien manifestó la "gravedad" de lo ocurrido" pese a que no supuso ningún daño a terceros, explicó que en el momento en el que los militares entraron en la zona de baño con las lanchas, en la playa podía haber unas 30.000 o 40.000 personas. "Por tanto crearon una cierta situación de peligro", dijo. Pese a los requerimientos de la policía municipal para que abandonasen la zona, los militares presentes hicieron caso omiso. Los agentes tuvieron que llamar a los mandos de la flotilla y a la Guardia Civil del Mar para que obligaran a los soldados a abandonar la playa.

Los soldados se adentraron con sus lanchas en las zonas de baño

El alcalde aseguró que desconoce, como sospechan los testigos de los hechos, si los implicados se encontraban bajo los efectos del alcohol. "La Guardia Civil del Mar los sacó y, por tanto, no hicimos medición de alcohol porque no es nuestra competencia".

Aunque no es la primera vez que flotillas de la OTAN atracan en Vigo para pasar unos días a repostar y a descansar, el regidor indicó que "nunca había sucedido nada igual" y que "no va a volver a suceder". Caballero, que aceptó las disculpas y dio por "zanjado" el tema, informó ayer a la Vicepresidencia del Gobierno central de que ya no habrá ningún tipo de sanción por parte de la administración local. El alcalde descartó la idea de presentar una queja formal a las embajadas de los implicados. Sin embargo, los mandos de la OTAN anunciaron que sancionarán a los soldados. Tras las disculpas de los militares, Caballero deseó a la flotilla "una feliz estancia" en la ciudad y aseguró "sentirse muy cerca de la OTAN" así como "querer a los países implicados". "Hoy estamos en el futuro y esto se acabó", zanjó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de agosto de 2009