Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG tilda de "comisarios políticos" a los 'superdelegados'

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, arremetió ayer contra la nueva estructura de superdelegados de la Xunta. "Feijóo habla de austeridad y de adelgazamiento de la Administración", afirmó, "pero no persigue ahorrar costes, sino crear un sistema administrativo al servicio del PP". La integración de la administración "en la maquinaria electoral del PP" y la centralización del partido "en un mando único" conforman, para Vázquez, las líneas de la estrategia popular de unificar delegados provinciales. "No son más que comisarios políticos del PP, no una mejora en el servicio a los ciudadanos", aseguró.

Las rectificaciones en el reparto competencial de las delegaciones que la Xunta ha realizado en los últimos días no obedecen, a decir del líder nacionalista, más que "a las reyertas internas en el PP". "Se trata del primer motín de los barones provinciales contra Feijóo", explicó, "pero no será el último". Vázquez también habló de la pinza "para conquistar la alcaldía de Vigo" que, a su juicio, forman la delegación viguesa y Corina Porro al frente del puerto de la ciudad.

El portavoz nacionalista, concejal en Pontevedra, no quiso entrar en "el nivel local, donde esta estructura crea problemas específicos". "La posición política del BNG es la que es", expuso, y evitó referirse a las movilizaciones que su alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), promueve contra la instalación en Vigo de un superdelegado de la Xunta.

"Rehén de los barones"

El PSOE, a través de su portavoz adjunto en el Parlamento, Abel Losada, tildó a Feijóo de "rehén de los barones territoriales" del PP. Es la única explicación que encuentra para la decisión del presidente de la Xunta de recortar las competencias de la delegación territorial de Vigo, después de las presiones del PP de Pontevedra. Losada hizo especialmente responsable de la rectificación de Alberto Núñez Feijóo al presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, de quien pidió la dimisión.

Según el PSOE, dos son los personajes clave de los cambios en el modelo de superdelegaciones previsto en el decreto inicial. De un lado, el propio Louzán, cuyos objetivos políticos "nada tienen que ver con los económicos y sociales de Vigo, sino con el control político de la provincia". El otro es la presidenta local del PP, Corina Porro, a la que solicitó que "defienda los intereses de la ciudad frente a los suyos". "Tiene que plantearle a Feijóo que no está de acuerdo con una subdelegación al 30%", le retó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009