Reportaje:Agenda

Barenboim y el testamento de Bruckner

Barenboim cierra el Festival de Música y Danza de Granada con el testamento de Bruckner

"Bruckner fue uno de los motivos por los que me hice director". Con esta afirmación de Daniel Barenboim, el éxito de la clausura del Festival Internacional de Música y Danza de Granada está más que garantizado. Esta noche, en el Palacio de Carlos V, dentro del recinto de la Alhambra, el maestro israelí dirigirá a la Staatskapelle de Berlín, que interpretará la Novena Sinfonía del músico austriaco. "Nunca hemos apostado por lo fácil en nuestras actuaciones en Granada, que son ya una costumbre encantadora", aseguró Barenboim antes de adentrarse en el programa de esta noche. "La novena sinfonía es una obra compleja, que necesita de la atención del público", añadió, convencido de que el austriaco es un músico subestimado de enormes proporciones. "Durante la mayor parte del siglo XX se ha considerado a Bruckner un músico austriaco al que sólo escuchaban los austriacos, pero es un maestro universal", explicó.

La novena sinfonía que hoy cierra el festival fue comenzada por Bruckner en 1887. Sin embargo, el rechazo que generó la octava sinfonía desilusionó al músico, que no volvió a trabajar en ella hasta 1891. La enfermedad que le fue apagando durante los dos últimos años de su vida impidió que el compositor escribiera el final de esta sinfonía, por lo que ha sido conocida como La incompleta. También está considerada como una despedida del músico, como prueban los múltiples recuerdos de fragmentos anteriores que en la sinfonía se magnifican.

"Se ha considerado siempre a Bruckner como un músico de una religiosidad muy marcada. Es cierto, pero creo que hay otros muchos aspectos muy sorprendentes en su obra", comentó Barenboim. Con respecto al festival, Barenboim confirmó que volverá el año próximo, aunque no quiso desvelar con qué programa.

El propio Enrique Gámez, director del festival, confirmó este extremo y dijo sentirse "muy satisfecho" de poder programar a Barenboim, lo que espera que se repita en nuevas ediciones. "Se trata de una nueva jornada histórica. Es un cierre fantástico para el festival poder contar con las tres últimas sinfonías de Bruckner", dijo en referencia al concierto de esta noche y al de las dos noches anteriores, en los que se han interpretado la séptima y la octava en una verdadera reivindicación del austriaco.

En el Palacio de Carlos V. A las 22.30. Precio de las entradas: 65, 45, 25 y 15 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de julio de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50