Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un lesionado cada cuatro días

Iniesta, duda ante el Manchester, y Márquez, que recayó, nuevas bajas del Barcelona

Desde que empezó la Liga, el Barcelona ha sufrido 59 lesiones. O, lo que es lo mismo, desde la pretemporada, cada cuatro días y medio se ha roto un futbolista azulgrana. Eliminado de la Copa del Rey en las semifinales frente al Valencia, descabalgado de la Liga -es tercero, con los mismos puntos que el Villarreal y a siete del Madrid-, se agarra a la Copa de Europa con las dos manos. Pero le faltan los pies. Las lesiones se lo impiden. Ayer cayeron Márquez, que es duda para medirse al Recreativo, e Iniesta, que no irá a Huelva y que no se sabe si podrá jugar en la ida de las semifinales de la Champions, en el Camp Nou, contra el Manchester United, el 23 de abril.

Tras un partido oficial, el parte médico del Barça nunca se queda corto. Ayer había de todo: Valdés se sometió a ejercicios de recuperación, Zambrotta se quedó en el gimnasio a causa de una contusión en el gemelo, Xavi hizo lo propio por un golpe en el pie y Henry no se entrenó debido a un problema en el tendón de Aquiles. El peor parado, sin embargo, fue Iniesta. "Pinzamiento en el menisco externo de la rodilla izquierda", rezó el comunicado. Más tarde, cuando le hicieron una resonancia magnética, se desveló parcialmente el alcance de la lesión. "Es baja para el próximo partido, frente al Recreativo", concluyeron los doctores al tiempo que se remitían a unas nuevas pruebas para explorar en profundidad la lesión y valorar si podrá disputar el primer encuentro con el Manchester. No está claro que el centrocampista, que lo ha jugado casi todo -suma 3.800 minutos en el ejercicio y sólo le supera Valdés con 4.140-, llegue a tiempo. Desde el club, en cualquier caso, son optimistas. Pero Iniesta no está solo. Quebradizo, el plantel se cae a pedazos. Iniesta era, con Valdés y Xavi, el único que no se había lesionado.

"A pesar de mi hernia, espero aguantar la temporada a base de Voltarén, dice Touré

Un golpe y después otro, en el mismo sitio, en el pie derecho y maltrecho de Márquez, que ya se perdió mes y medio de competición hace nada porque no soportaba el dolor que le producía un edema óseo. "¿Cómo estás?", le preguntaron cuando se detuvo para firmar unos autógrafos después de abandonar el entrenamiento antes de tiempo. "Mal", respondió tan lacónico como malhumorado. "¿Qué te pasa?", le insistieron. "Es en el mismo sitio", resumió. Se refería al pie, a la lesión que algunos han tildado de ficticia y le ha martirizado en las últimas fechas. "Sin Márquez en el equipo, perdemos salida de pelota y poderío aéreo", reconocen los técnicos. Su participación contra el Recre es dudosa. No así la de Touré, que lo juega todo por mucho que arrastre una hernia discal y tenga la cadera a la virulé.

Touré declinó pasar por el quirófano y optó por jugar infiltrado a fin de ayudar al equipo. "Es difícil mantener el aspecto físico porque cada tres días hay un partido. No estoy al ciento por ciento", se lamentó; "pero, pese a que la lesión es complicada porque está cerca de los nervios, espero aguantar la temporada a base de Voltarén". Y, consciente de que el Barça cojea con las sucesivas bajas, argumentó: "Es difícil aguantar las críticas porque hemos tenido mala suerte y hemos sufrido muchas lesiones".

Así lo entiende Rijkaard: "Por diferentes motivos, como las lesiones o los jugadores que se marcharon a la Copa de África, aún no hemos podido ver el mejor Barça". Ante el Recre no estará Iniesta. Contra el United, a falta de un partido y un parte médico, queda por ver quién juega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008