Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar: "Soy un valiente y no abandono cuando las cosas van mal"

La empresa de la nuera del líder del PP realizó los actos clave de la campaña

El presidente del PP orensano, José Luis Baltar, ha dado su versión sobre la pérdida de respaldo electoral a su partido en la provincia. "Hubo falta de movilización, no se implicó suficientemente a la gente y no utilizamos a tope los recursos". En opinión del responsable del PP orensano el partido siguió "una rutina de 20 años" que no pudo hacer mucho por frenar lo que él mismo llama "el efecto Zapatero". Sus declaraciones ponen en evidencia al comité de organización electoral que preside su propio hijo, José Manuel Baltar Blanco, y que encargó la celebración de los actos electorales de Feijóo en la provincia a la empresa Melior Producciones, SL, dedicada a la "organización y gestión de toda clase de eventos", de la que es administradora y única socia su mujer, María José Caldelas, ex diputada autonómica del Partido Popular.

Ayer, contestando a preguntas de los periodistas, el presidente provincial reconoció el mal resultado electoral en la provincia, aunque a medida que pasan los días lo minimiza. "Me preocupa más no haber subido en votos -perdió 27.500 en la provincia- que haber perdido el tercer diputado", asegura mientras pone coto a quienes intentan pedir su cabeza. "Hemos abierto un periodo de reflexión para hacer un diagnóstico y si conviene la renovación se hará, pero lo decidiremos nosotros y no cuatro o cinco ni quien tenga interés", advierte.

El dirigente popular no teme que pueda correr la misma suerte que su amigo Francisco Cacharro en Lugo. "A Cacharro lo quitaron los militantes, no la dirección del partido, y eso hay que aceptarlo. Yo aquí no tengo ese problema y no me preocupa". Su tranquilidad obedece a la decisión unánime de los alcaldes de cerrar filas en torno a él. "Me llamaron todos y me dijeron: estamos contigo", destaca matizando que si su dimisión fuera la razón para que el PP arrancara, la pediría él. Pero, lejos de ello, suma los méritos: "No hubo ningún presidente del PP que estuviera más de cuatro años en el cargo, y yo llevo 17".

Baltar hizo de nuevo ayer gala de carácter: "No tengo apego ninguno al cargo, aunque sí al partido, y si no se me considera útil, seré el primero en quedar como militante". Luego explicó las razones por las que no dimite: "Yo soy un valiente y me amarga dejar el partido cuando las cosas no van bien".

Pese a ello, el dirigente provincial del PP reconoce que tanto él como Mariano Rajoy o Alberto Núñez Feijóo tienen siempre sus cargos a disposición del partido. En el caso de Rajoy sostiene que "a lo mejor tiene él más ganas de que lo liberen del cargo". A Feijóo lo exime de responsabilidades: "Su caso nada tiene que ver con la posible dimisión de Rajoy: son cosas aisladas", y lanza un aviso a los fieles del presidente gallego destacando que "quienes le rodean" son "tan responsables como él de los éxitos o los fracasos".

Plegado al discurso de la línea dura del PP, Baltar destacó la "casualidad" de los atentados terroristas ocurridos días antes de éstas y las anteriores elecciones generales y afirmó que hubo "cosas raras" en ambos. Mientras se rendía homenaje en Madrid a las víctimas del 11-M, el presidente del PP de Ourense hacía su análisis: "La masacre ocurrida a tres días de los comicios de 2004 pretendía un cambio de signo en el Gobierno". Baltar acusó al PSOE de "utilizar todo lo que le puede servir para ganar las elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de marzo de 2008