Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:23ª jornada de Liga

"Es lo que quiero de Guti"

"Es más importante de lo que él se cree", dice Schuster del jugador

El Madrid hizo la goleada del campeonato. Lanzó 11 veces entre los tres palos. Siete fueron gol. Asenjo sólo paró un tiro de Baptista. El Madrid le tiró con todo. Schuster hizo la alineación más ofensiva de la temporada. Puso dos extremos (Robinho y Robben), dos puntas (Raúl y Baptista), un media punta puro (Guti) y un medio centro (Gago) con más vocación administrativa que defensiva. Por más que el Valladolid arrancó dominando, cada pase en profundidad del Madrid tuvo efectos devastadores. Los goles entraron a un ritmo constante. El clima del Bernabéu se tornó festivo. Raúl hizo su undécimo tanto en esta Liga y el estadio le aclamó. La hinchada empuja para meterle en la lista de la Eurocopa.

Raúl se llevó los cánticos, pero el jugador de la noche fue Guti, autor de dos goles y cuatro asistencias. El técnico del Madrid, Bernd Schuster, dijo: "Para nuestro juego, Guti tiene más importancia de lo que él mismo a veces cree. En todo caso, cuando le das la titularidad a un jugador quieres eso. Una respuesta a la confianza que le das. Es lo que ha hecho Guti. Hay que exigirle esto porque es un pasador. Tiene el pase-sorpresa. Ve los jugadores un segundo antes que los demás. Es lo que le exigimos cuando es titular".

Schuster añadió que el planteamiento del Valladolid favoreció sus propósitos: "Lo que hemos visto en los vídeos es un equipo que juega bastante lejos de su portería para presionar al rival. Eso nos hicieron en la ida. Por eso hemos formado dos bandas con mucha velocidad, con Robben y Robinho, y los pasadores, Guti y Gago, para que los lanzaran desde el medio campo con pases en profundidad".

Robinho sufrió una lesión en los músculos abdominales en el minuto 15. Seguía a Guti con la mirada, apuntando el desmarque. Cuando Guti le metió el pase, Robinho se quedó clavado. Se llevó la mano al estómago y se tendió en la hierba. Los médicos no tardaron en retirarle. El segundo entrenador, Manolo Ruiz, llamó a Drenthe, que pasó a ocupar el extremo izquierdo, primero, y luego el derecho. El holandés hizo un buen partido. Fue el asistente en el primer gol de Guti y marcó el último de la noche. Su primer gol en Liga.

"Les hemos dejado el partido como a ellos les gusta", dijo Mendilibar, técnico del Valladolid. Y sentenció: "Tras el segundo gol no ha habido partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de febrero de 2008