Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La precampaña electoral 9-M

El cuento de la 'pinza'

El PSOE advierte de una reedición del pacto PP-IU si pierde la mayoría

"Que viene la pinza". Como ocurre en el cuento Pedro y el lobo, los socialistas andaluces van aprovechar todas las oportunidades que se les presente para recordar el acuerdo entre el Partido Popular de Javier Arenas e Izquierda Unida de Luis Carlos Rejón en la cuarta legislatura andaluza (1994-1996) para, según la teoría política del momento, gobernar desde el Parlamento frente a un gobierno socialista en minoría.

Fue la legislatura más corta de la historia de la autonomía andaluza. También la menos fructífera para los protagonistas de la pinza, desde el punto de vista electoral y político. Los presupuestos de la comunidad tuvieron que ser prorrogados y la inestabilidad se instaló en la comunidad. Cuando en 1996 se convocaron elecciones, el PSOE volvió a ganar con más apoyo, el PP se alejó de su aspiración de llegar al Gobierno e Izquierda Unida empezó a deslizarse por una pendiente lisa.

El PSOE no olvida aquel bienio político que para el Gobierno andaluz y particularmente para su presidente, Manuel Chaves, fue negro. El que menos lo olvida es el propio Chaves. Hasta ahora el candidato socialista a la reelección no había hecho alusión a la política de machamartillo de PP e IU. Ayer, en una entrevista en Radio Nacional, aseguró que si el PSOE no revalida la mayoría absoluta actual "PP e IU reeditarán la pinza que formaron desde 1994 a 1996 o, por lo menor, lo intentarán".

Para el PSOE la pinza no es cuento, sino un "riesgo real" como aseguró su número dos, Luis Pizarro, el pasado fin de semana. "Javier Arenas pactó con Rejón y lo intentará con [Juan Manuel] Sánchez Gordillo o con Julián Álvarez", señaló. El primero no es el candidato a la presidencia de la Junta por IU, sino cabeza de lista por Sevilla al Parlamento andaluz.

En el vocabulario socialista, el nombre del líder de la federación, Diego Valderas, ha desaparecido. Es una manera de ningunearlo, pero también de fijar en el electorado la inolvidable imagen del líder jornalero como referente de IU.

Al PSOE le interesa que Sánchez Gordillo tenga una agenda mediática propia y potente. "Cuanto más hable y salga, mejor", aseguran fuentes de este partido, que estiman que Gordillo no suma sino que resta en el electorado urbano e hipercrítico de IU.

Tanto Arenas -que ayer explicó en una explotación ganadera sus propuestas para la ganadería- como Valderas han negado la posibilidad de un nuevo reencuentro político. Lo han hecho en contestación a la oferta realizada por el andalucista Julián Álvarez de formar un gobierno tripartito si Chaves pierde la mayoría absoluta.

"No se puede hacer un gobierno de perdedores", afirma Arenas cada vez que se le pregunta. Valderas asegura que PP e IU son como el agua y el aceite. Llegado el caso se muestra proclive a alcanzar un acuerdo con los socialistas "pero por escrito" y con acuerdos puntuales. También considera un caso de "salud democrática" el que el PSOE pierda la mayoría absoluta.

[De otro lado, un total de 17 partidos aspirarán a conseguir escaños en el Parlamento, de los que nueve presentan candidaturas por las ocho provincias, según publicó ayer el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Además de PSOE, PP, IU y Coalición Andalucista, los otros partidos que cubren todo el territorio son Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía; Unión, Progreso y Democracia; Partido Humanista; Izquierda Republicana; y Convergencia Andaluza].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008