Crónica:Europeo de balonmanoCrónica
i

España se mete en un lío

Tras caer ante Francia, la selección de Pastor está obligada a ganar a la sueca y la islandesa para aspirar a las semifinales

Francia volvió a atragantársele a España en el primer partido de la segunda fase del Europeo. La selección de Juan Carlos Pastor tiró por la borda el empate y tal vez la victoria y acabó perdiendo y con la moral por los suelos tras haber derrochado esfuerzo y calidad y haberlo dilapidado todo con un puñado de acciones individuales incomprensibles. La derrota obliga ahora a España a ganar sus dos próximos partidos, frente a Suecia e Islandia, para aspirar a las semifinales.

El partido se le había escapado a España mediado el segundo tiempo, cuando Francia consiguió una ventaja casi definitiva de seis goles (19-25). Aquello parecía acabado. Sin embargo, los propios errores del equipo de Claude Onesta y algunos aciertos en la portería española equilibraron de nuevo la balanza. Hasta tal punto que, a falta tan sólo de cinco minutos para la conclusión, España se situó a dos goles de Francia (25-27). Pero, entonces, los errores, algunos imperdonables, la hundieron definitivamente.

ESPAÑA 27 - FRANCIA 28

España: Hombrados (Sierra), A. Entrerríos (5), Rocas (5 de penalti), Garabaya (3), Belaustegui (2), Romero (5, 2 de p.), Rodríguez (4) -equipo inicial-. R. Entrerríos (3), Davis, Juanín, Parrondo, Aguinagalde y Asier.

Francia: Omeyer (Karaboue), Fernández (4), Dinart, B. Gille (5), Girault (4), Karabatic (4), Abalo (3); G. Gille (1), Narcisse (7), Kempe, Ostertag, Paty y Guilbert.

Árbitros: Olesen y Pedersen (Dinamarca).

Marcador cada cinco minutos: 4-2, 6-6, 9-7, 11-10, 13-13, 15-15 (descanso). 17-19, 17-22, 19-25, 22-26, 25-27 y 27-28.

No puede decirse, sin embargo, que España jugara mal. Jugó a ráfagas. Tuvo algunos minutos de brillantez, otros circunstanciales y unos pocos para el olvido. Comenzó con una defensa muy fuerte y sólida, cerrando bien las circulaciones de los franceses, buscando robar balones para potenciar el contraataque, pero con una portería poco acertada. En el ataque, tanto Chema Rodríguez como Raúl Entrerríos dirigieron bien a sus compañeros. Se jugaba como un equipo, con circulaciones largas del balón, buscando al pivote, con una constante movilidad en la primera línea, pero cerrando demasiado el campo a la zona central del ataque.

El partido parecía encarrilado. Sin embargo, al inicio de la segunda parte, todo se complicó de forma incomprensible. Hubo algunas precipitaciones en el ataque, es cierto, pero se perdió el norte en la defensa y los lanzadores franceses, Krabatic y Jerome Fernández, no sólo pudieron encarar la portería de Hombrados, sino también dar balones a un acertado Bertrand Gille en el pivote. Cuando reaccionó, España perdía por seis goles. Todo parecía terminado. Pero no lo estaba.

España entró de nuevo en el partido y, cuando estaba a dos goles y faltaban más de cuatro minutos, Iker Romero lanzó un penalti fuera. "Sólo fallan los que tiran", le defendió Pastor. A esa oportunidad se unió un error de pase de Alberto Entrerríos antes de que finalmente Girault marcara el 25-28. Pero Francia estaba rota. Y aquello permitió que, a 15 segundos del final, España dispusiera todavía de un balón para el empate. La jugada no pudo concluirse por los nervios y las prisas. Y España perdió. Y lo peor fue que se fue al vestuario con la sensación de haber regalado el empate.

GRUPO I: Croacia, 20; Dinamarca, 30. Eslovenia, 31; Montenegro, 29. Polonia, 24; Noruega, 24. Clasificación: 1. Noruega, 5. 2. Dinamarca, 4. 3. Croacia, 4. 4. Polonia, 3. 5. Eslovenia, 2. 6. Montenegro, 0. GRUPO II: Alemania, 35; Islandia, 27. España, 27; Francia, 28. Hungría, 27; Suecia, 27. Clasificación: 1. Francia, 6. 2. Alemania, 4. 3. Hungría, 3. 4. Suecia, 3. 5. España, 2. 6. Islandia, 0. Hoy: España-Suecia (16.15, Cuatro y Canal +).

Se clasifican para las semifinales los dos primeros de cada grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de enero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50