Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
15ª jornada de Liga

Aguirre: "Sin goles, se me ha hecho aburrido"

Primera noticia: el Atlético no salía del Calderón con la portería a cero desde hace casi dos meses. La última vez fue el 21 de octubre ante el Zaragoza. Segunda noticia: el Atlético, a expensas de lo que hiciera el Barcelona, era segundo en la Liga, algo que, a estas alturas de la temporada, no pasaba desde la campaña 1991-92. Tercera noticia: se acabó el vértigo europeo. Lo había dicho Aguirre el sábado: "Es más difícil mantenerse que llegar a los puestos de la Champions. El año pasado nos pasó dos veces y sólo duramos una jornada". Pues, de momento, llevan dos. Cuarta y última noticia: por primera vez desde que llegó al Manzanares, el Kun Agüero se perderá un partido de Liga.

Agüero fue expulsado por doble amarilla: una por simulación y la otra por golpear el balón con la mano. Los que no creen en la justicia divina o en la ley de compensación se equivocan. El delantero argentino se perderá el choque contra el Recre, el equipo al que el año pasado le había marcado con la mano. O, mejor dicho, con un guante negro. "Por lo que me ha contado el Kun, en la primera jugada hubo contacto y en la segunda lo empujan. Yo no sé..., estaba muy lejos. Vamos a ver si podemos recurrir las dos", explicó Aguirre, quien reconoció que el partido fue una locura. "Yo es que a veces veo las cosas en la pantalla y hasta me da vergüenza".

"Creo que ha habido mucha emoción, mucha intensidad, pero, sin tantos goles, me ha parecido algo más aburrido. Pero, bueno, no siempre se puede ganar por 4-0. Hoy, más que goles, ha habido honor, físico, derroche y actitud", analizó el técnico mexicano. "A partir del penalti que se pitó y luego se rectificó, todos, y me incluyo, entramos en un estado de locura total con polémicas y discusiones. Se nos fue de la mano a todos y se nos olvidó jugar bien", añadió.

"No estoy enfadado, ni mucho menos", irrumpió Michale Laudrup en la sala de prensa. "No puedo pedir más de mis jugadores. Han hecho un gran partido contra un equipo que ha disparado tres veces a portería", lamentó la falta de acierto de los suyos; "hemos tenido ocasiones claras. Mala suerte que las falláramos. Aun así, me marcho contento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2007