Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP orensano celebra su primer congreso local en 20 años

El "partido de los débiles y de los menos favorecidos", el "partido reformista de centro". Así presentó ayer Alberto Núñez Feijóo al PP gallego en el transcurso del primer congreso local celebrado en 20 años en Ourense para elegir al comité de la ciudad. El punto final a dos décadas de inexistencia en el organigrama del partido a los que el presidente provincial, José Luis Baltar, sometió a sus representantes en la ciudad cuando estuvieron liderados por Manuel Cabezas, fue interpretado por Feijóo como "claro síntoma de que los populares estamos ya preparados para gobernar".

El presidente electo del recuperado comité local, Enrique Nóvoa, que encabezaba la única lista que se presentaba, se convirtió en referente del ganador. "En seis meses ha cosechado dos victorias", proclamó Feijóo entre una lluvia de confeti y cintas de colores. Las victorias eran la elección de ayer y las municipales de mayo, en las que el PP fue el partido más votado en la ciudad pero con mayoría insuficiente para gobernar. Feijóo abundó al respecto: "En cuanto gobernemos en Madrid cambiaremos la Ley Electoral" para devolver al PP los ayuntamientos de Ourense, Lugo, Pontevedra y Santiago.

El de los ganadores que pierden fue el leitmotiv del congreso. "No nos van a callar ni a arrinconar", anunció el líder gallego. Y vaticinó respecto a las elecciones generales que los populares mantendrán los dos diputados frente a uno de los socialistas: "El PSOE pondrá a la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, de número uno por Ourense, pero no va a ser la primera, va a ser la única" elegida.

Por aclamación

Los congresistas eligieron casi por aclamación a Enrique Nóvoa, Poly, para presidir el comité local: 357 votos a favor y uno en contra de los 358 compromisarios. La mácula del voto contrario la quiso barrer Baltar de un plumazo. "Conociendo a Poly supongo que esto será cosa suya", razonó aludiendo al carácter del electo presidente local y su supuesto interés por no arrasar. Pero Nóvoa se tomó a pecho el único rechazo expresando desde la tribuna su deseo de conocer al anónimo votante para poder convencerlo "de corazón".

Nóvoa, líder de la oposición en Ourense, llega a la presidencia del comité con el apoyo absoluto del Baltar, que no sólo levantó el veto a este órgano del partido para ofrecérselo a él, sino que lo designó también vicepresidente primero de la Diputación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2007