Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ripoll gasta más en castellano para extranjeros que en valenciano

La Diputación de Alicante incumple la Llei d'Ús y no la considera prioritaria

La promoción y uso del valenciano en la Diputación de Alicante no es una prioridad política. La página web sólo está en castellano, al igual que las actas de los plenos y de las comisiones, e incluso el Boletín Oficial de la Provincia es monolingüe.

La institución que preside José Joaquín Ripoll, del PP, incumple sistemáticamente la Llei d'Ús d'Ensenyament del Valencià que el próximo año cumplirá los 25 años de su aprobación por las Cortes Valencianas. Según los presupuestos de 2007 se destinaban 70.000 euros para actividades culturales de fomento y normalización del valenciano, pero se desconoce su grado de ejecución. Además, había otra partida de 17.000 euros para el Premio Enric Valor de novela en valenciano. Para temas relacionados con la normalización lingüística en total están previstos 87.000 euros, una cifra inferior a los 113.153 que la Diputación ha otorgado este año a decenas de ayuntamientos para programar cursos de castellano destinados a los residentes europeos. Actividades que en algunas ocasiones se convierten en fiestas y meriendas para los nuevos residentes centro europeos, con derecho a voto, según aseguran fuentes del PSPV. El área de presidencia de la Diputación admite que en estos momentos el tema del valenciano "no es una prioridad porque no hay quejas ni de los Ayuntamientos ni del ciudadano". En el capítulo de personal la Diputación sólo tiene asignada una plaza para un profesor que se encarga de realizar cursos de formación a los funcionarios y asume también tareas de traducción. Un dato que contrasta con los ocho funcionarios dedicados exclusivamente en la Diputación de Valencia al área normalización lingüística. En el borrador de presupuestos previstos para el próximo ejercicio en la Diputación de Alicante se aumenta a 80.000 euros la partida destinada a la promoción del valenciano.

"Con un premio de teatro se lavan la cara y consideran que es suficiente"

Pasa a la página 2Los técnicos consultados tildan de "muy grave" el caso de la Diputación al tratarse del "Ayuntamiento de Ayuntamientos y actúa como correa de transmisión", afirma uno de ellos. Los colectivos cívicos que velan por el valenciano instan a la Diputación a desarrollar un plan que permita a los ayuntamientos de las zonas valenciano hablantes aplicar campañas específicas. Vicent Romans, de Escola Valenciana, denuncia el "sistemático y continuado" incumplimiento de la Llei d'Ús. "Con un premio de teatro o de literatura en valenciano se lavan la cara y consideran que es suficiente", se lamenta el dirigente de este colectivo. Romans recuerda que la propia Acadèmia Valencia de la Llengua, que creó el PP, tras las últimas elecciones municipales aprobó una declaración institucional en la que instaba a la Administración local a "velar por derechos y libertades de los valencianos". Ahora se pregunta "¿dónde está la promoción y especial protección al valenciano que estable la Llei d'Ús?".

Pero el escaso interés que despierta la promoción del valenciano no es exclusivo de la Diputación de Alicante, sino que alcanza a decenas de ayuntamientos. De los 141 municipios, sólo 16 tienen un servicio propio de normalización lingüística, los escasos gabinetes dedicados a esta tarea impiden crear en las comarcas del sur una red de expertos. Ante esto es la Diputación de Valencia la que actúa como coordinadora. En el Ayuntamiento de Alicante apenas hay actividades desde el gabinete de normalización y sólo se programan aislados actos culturales en valenciano, sobre todo teatro.

A la ausencia de personal y presupuesto se suma una intencionalidad política cuando en la toponimia de los municipios, aunque se haya aprobado el uso bilingüe, se opta por fomentar la denominación castellana. El colectivo del Bloc en Benigembla denunció que llevan siete años "esperando que cambien el letrero de la carretera comarcal de Pego a Benidorm a la altura de Alcalí", en la que figura el nombre "Benichembla". Lo mismo ocurre en mapas o documentos en los que se opta por el castellano los más frecuentes son Jalón, Facheca, Muchamiel o Alcoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2007