Un muerto y seis heridos al salirse un autocar de la M-40

El vehículo llevaba a 17 familiares de vuelta a Galicia después de haber celebrado una boda en Málaga

La boda terminó en tragedia. Un grupo de vecinos de Carballiño (Ourense) que regresaba ayer por la tarde desde Málaga de un enlace matrimonial sufrió un accidente en uno de los accesos a la M-40. Un hombre de 35 años murió al poco de ingresar en el hospital, donde también fueron atendidos seis heridos de diversa consideración, según un portavoz de Emergencias Madrid.

El microbús salió de Málaga antes del mediodía, tras una noche de celebración. Tenían previsto llegar a Carballiño alrededor de las dos de la madrugada. En el vehículo viajaban 17 personas, todas familiares, además del conductor.

El accidente ocurrió a las 19.30, cuando el microbús salía de la M-31 (una vía que une la M-50 y la M-40). El acceso a la M-40 se hace a través de una curva muy pronunciada, perfectamente señalizada. "He entrado en este tramo un poco lanzado. Era la primera vez que iba por esa carretera y no la conocía", confesó Juan Carlos, el conductor, que lleva tres años y medio en el trabajo. Dio negativo en la prueba de alcoholemia, según fuentes de la Guardia Civil.

El autobús, de la empresa Montañesa y con matrícula 3950 DPL, chocó contra la protección de la curva. "Venía oyendo los partidos de fútbol cuando el coche se ha ido para un lado. Pensé que volcábamos, porque el conductor ha perdido el control. Todo ha sido muy rápido", explicó Francisco Gonzalo, uno de los viajeros. Enseguida, el autobús golpeó la parte derecha del carril, tras dar varios bandazos. "Le hemos dicho: '¡Para, para, que nos matamos!", añadió otro pasajero.

Como consecuencia del accidente, dos viajeros, una mujer de 65 años y un varón de 35, salieron del vehículo y cayeron por un talud de unos cuatro metros. Sufrieron lesiones muy graves y policontusiones por todo el cuerpo. Fueron trasladados al hospital Gregorio Marañón con pronóstico muy grave, según Emergencias Madrid. El varón, cuya identidad no fue facilitada, entró en parada cardiorrespiratoria, ya dentro del centro hospitalario, de la que no pudo ser recuperado.

El resto de heridos (entre ellos, el conductor) sufría lesiones y contusiones de diversa consideración. Entre ellos estaba una niña de 14 años que sufrió fuertes golpes. "Esto ha terminado muy mal. Lo que iba a ser una celebración ha acabado en una tragedia", afirmó Ana, una de las pasajeras, que decidió quedarse en Madrid mientras sus familiares continuaron el viaje en dos furgonetas fletadas por la empresa del microbús.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS