Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Internacional: 'Premier League'

Un continuo ajuste de cuentas

El Chelsea acude a Liverpool escocido por su derrota ante los 'reds' en la pasada 'Champions'

Con la eliminación del Chelsea a pies del Liverpool en las semifinales de la pasada Liga de Campeones todavía en la retina, los pupilos de José Mourinho y Rafa Benítez vuelven a enfrentarse hoy (18.00, La 2). Será en la Premier League en el que debe ser el debut de Fernando Torres ante su nueva afición, en el legendario estadio de Anfield. Los reds, muy reforzados tras las incorporaciones que Benítez pidió a gritos a los dueños del club, se miden a un Chelsea que ya es el líder de la competición tras sus dos victorias frente al Birmingham y el Reading. Pero desde la ribera del Mersey se han encargado de deslizar que este Chelsea vence sin convencer. Que es "un equipo al que le falta chispa".

El cuadro londinense se lo debe todo a Abramovich, no a Mourinho, ironiza Benítez

La frase corresponde a Mascherano, un mediocentro argentino con pocas dudas: "Estamos jugando mucho mejor que el Chelsea hasta el momento. No veo que sea el mismo equipo que otros años. El Liverpool es el favorito". Sus manifestaciones no deben sorprender porque desde que Benítez y Mourinho tomaron las riendas de sus respectivos conjuntos, hace ya tres años, los duelos entre ambos son un compendio de reproches, críticas y acusaciones veladas. Algo más parecido a un continuo ajuste de cuentas que a un mero enfrentamiento deportivo.

En esta ocasión, Benítez tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de mandar un recado a su colega portugués. Y lo ha hecho insistiendo en la idea que más le gusta: que el Chelsea es un equipo cuyo mayor mérito es contar con un multimillonario ruso, su dueño, que hace todo el trabajo. "Roman Abramovich ha hecho una labor fantástica con el Chelsea", dijo el pasado viernes, no sin cierta sorna, minusvalorando al cuerpo técnico del club londinense. Cuando se le preguntó sobre la promesa que hizo Mourinho en julio pasado de corregirse y ser "más maduro", tampoco vaciló. "Se le olvida en cuanto comienza a hablar de nosotros", espetó; "lo ha hecho otra vez este verano. A lo mejor ahora habla sólo de su equipo".

Cuentas pendientes entre dos equipos que se tienen muchas ganas. En el Chelsea no olvidan la eliminación en la última Champions, una competición a la que los de Londres no terminan de cogerle el punto. En el Liverpool, un deseo: liberarse del estigma que les acompaña en la Liga, en la que se muestran como un cuadro por debajo de los dos grandes dominadores de las últimas campañas. Con Benítez al frente, el Chelsea y el Manchester United se han repartido los títulos en la Premier -dos para los blues: 2005 y 2006; uno para el United: 2007. Y un dato desalentador: en estos tres años, en los 12 partidos que ha disputado contra alguno de estos rivales en la Liga, el Liverpool sólo ha logrado cuatro puntos de 36 posibles.

Ya no hay excusas. Los fichajes de Torres, del ucraniano Voronin o de la última perla holandesa, el extremo Babel, forman una plantilla amplia, en la que Benítez podrá llevar a cabo la política de rotaciones que tanto le gusta.

Para hoy es dudoso su jugador de referencia, el centrocampista Gerrard, lesionado en un dedo del pie. El Chelsea, por su parte, recupera a su capitán, Terry, en el centro de la defensa, en la que pierde al portugués Carvalho por un golpe en la cadera. Tampoco es probable que juegue el ghanés Éssien por una lesión en una rodilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 2007