Reportaje:

Inagotable Manu Chao

El músico se entrega en Vigo a 10.000 seguidores y dedica 'Me gustas tú' a Bush, "el mayor terrorista del mundo"

Entró en el escenario después de medianoche pegando saltos y gritando "¿Qué pasó, qué pasó Galicia?" y por espacio de algo más de dos horas no dejó de hacer ni una cosa ni la otra. De inmediato, alrededor de 10.000 almas se rindieron a Manu Chao. La entrega fue mutua de principio a fin. A ambos lados del escenario hubo energía desbordante y eso que el sábado pasado el público se concentraba en la explanada del muelle de cruceros vigués desde las diez de la noche. Entretuvieron la espera con GalegoZ y Le Punk, dos bandas con marcadas influencias del estilo mestizo y callejero que el artista personaliza.

En su único concierto este verano en España, Manu Chao cantó, tocó la guitarra, bailó y se hizo con las percusiones en más de una ocasión. Sus intervenciones fueron escuetas pero todas agradecidas. Sólo una vez se marcó una pequeña introducción a un tema, Me gustas tú, para dedicárselo "al mayor terrorista del mundo, George W. Bush". A un mes de presentar su quinto disco en solitario, La radiolina, Chao demostró que no ha alterado ni un ápice su discurso político y musical, al menos desde los tiempos de Mano Negra. Una fidelidad a un sonido propio y a un ideario de partida que continúa enardeciendo a sus seguidores, a pesar de que pueda sonar repetitivo por momentos. Menos gracia les hizo a los reporteros gráficos tener que aguardar hasta la una y media de la madrugada para grabar tres minutos con audio del tema Infinita tristeza, el único autorizado por el artista. Y tampoco fue fácil entrevistarlo esa tarde: Chao estuvo desaparecido hasta para la representante de su discográfica.

Acostumbrado a recitales de más de dos horas, Chao estuvo arrollador. Tampoco tenían prisa los cinco músicos de su banda, Radio Bemba Soundsystem -guitarra, bajo, batería, percusión y teclados- a quienes, por cierto, se les pudo ver estirando la marcha de Vigo hasta el amanecer. Incombustibles, no dieron descanso entre tema y tema, y hasta aparcaron las baladas en favor de sus ritmos frenéticos habituales. Ya entrada la madrugada tuvieron compañía. La de la pandereteira Xosefa de Bastavales, el músico Pulpiño Viascón -quien ya había tomado parte en el concierto de GalegoZ- y las dos componentes de As Jarotas da Ribeira, entre el hip hop y la regueifa. El último tramo del concierto fue para esta mezcla tan del gusto de Chao, aunque para poner el punto final, casi dos horas y media después del comienzo, regresó la banda al completo. El concierto con la entrada más cara de las fiestas de verano en Vigo -28 euros en compra anticipada, 30 en taquilla- significó un cierre vibrante para el festival Mares do mundo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción