Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen da un ultimátum a Seat para que sea líder en España en dos años

El consorcio exige que la filial vuelva a beneficios y da por segura una reestructuración

El nuevo presidente de Volkswagen (VW), Martin Winterkorn, formuló ayer un ultimátum a Seat: tiene dos años para dar un vuelco a su situación y abandonar las pérdidas, ser líder de ventas en España, aumentar los volúmenes y recortar los costes. Winterkorn se mostró convencido de que antes de 2009 podrá "recoger los primeros frutos" de una reestructuración en Seat que el consorcio da por segura. Ésta se hará "al estilo Volkswagen", con prejubilaciones e indemnizaciones que incentiven bajas voluntarias, añadió, sin cuantificarlas, el jefe de Recursos Humanos, Horst Neumann.

Seat está en el "camino conveniente", gracias al lanzamiento de nuevos modelos, y cuenta con un compromiso inversor de su matriz Volkswagen de 450 millones anuales, dijo Winterkorn durante la conferencia anual de resultados Volkswagen celebrada ayer en el cuartel general del grupo, en Wolfsburgo. En este acto, Seat volvió a aparecer, junto a la fábrica de VW en Bruselas, como una de las "insatisfacciones" del consorcio en 2006. El fabricante español cerró el ejercicio con unas pérdidas de 49 millones de euros y sus ventas sólo mejoraron un 1,9%. O el peor registro del grupo. El resto de marcas de VW superaron o rozaron los dos dígitos.

Sobre el futuro de la marca española, Winterkorn se expresó sin tapujos: "Seat tiene que escribir números negros, lo que implica reducir costes, aumentar la productividad y vender más. Tiene que conseguir ser líder por lo menos en su mercado nacional", posiciones que en estos momentos ostentan Citroën y Renault. Éstas son las bases del plan del presidente de Seat, Erich Schmitt, que pretende abandonar las pérdidas operativas (de 92,4 millones) en 2008.

Sin garantías de futuro

¿Y si no lo consigue? "No puedo asegurar que, pase lo que pase, mantengamos a Seat dentro del consorcio. Pero hemos aprobado los productos y medidas adecuadas para que pueda llevarlo a cabo. Recuerden que yo siempre he levantado la bandera de Seat muy arriba. Soy optimista", dijo Winterkorn.

La nueva estructura del consorcio abre una nueva etapa para Seat, en la que se acabaron las excusas. Tendrá más libertad para ir a su aire, pero ya no podrá culpar al grupo de marcas Audi, al que ha pertenecido hasta ahora, de coartar su desarrollo y crecimiento. La supresión de los dos grupos de marcas (VW, de ventas en grandes volúmenes, y Audi, de diseño deportivo) es un arma de doble filo para Seat, puesto que implica que cada marca del consorcio se gestionará de manera autónoma e independiente. "Una de las principales tareas para este año es que cada marca defina mejor su perfil", señaló Winterkorn.

En este sentido, el máximo ejecutivo del consorcio alemán alabó el nuevo León Cupra y el Altea XL, así como la variante todoterreno de este último, el prototipo Freetrack, que se acaba de presentar esta semana en el Salón del Automóvil de Ginebra y que representa la primera incursión de Seat (en tres años podría fabricar) en el segmento suv o de los todoterreno de uso urbano. También confirmó que "el año que viene saldrá una nueva berlina de tres volúmenes para conquistar nuevos segmentos".

En la misma línea que la expresada por Schmitt hace 15 días, en la presentación de los resultados económicos de Seat, el nuevo modelo se fabricará en Martorell si Seat es capaz de reducir los costes, lo que implica un ajuste laboral, que el responsable de recursos humanos, Horst Neumann, auguró "al estilo Volkswagen", con un programa de prejubilaciones y bajas incentivadas. "Necesitamos la ayuda de la Administración", dijo Neumann. La dirección y los sindicatos de Seat iniciarán las negociaciones este lunes.

El responsable de compras del consorcio, el español Francisco Javier García Sanz, calificó de "tercermundistas" las negociaciones sobre el convenio colectivo con el comité de empresa de la fábrica de VW en Landaben (Navarra), con 4.000 trabajadores. "Llevamos dos años negociando, eso no pasa en ningún país del mundo", se lamentó García Sanz, quien apremió a los sindicatos a que se pongan las pilas si quieren optar a producir el nuevo modelo Polo. Se iniciará en 2009, "pero hay decisiones que debemos tomar pronto. Ellos verán lo que hacen", dijo.

A Volkswagen le sobra capacidad productiva. En algunas, el nivel de saturación es sólo del 80%. Uno de los objetivos del consorcio para este año es agotar la capacidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 2007