Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | 22ª jornada de Liga

El Mallorca remonta y se sacude los fantasmas

Con grandes dificultades, el Mallorca se sobrepuso a sus defectos y venció a un Zaragoza intermitente. El primer tiempo, rácano en fútbol, sirvió a los dos equipos para alternarse en el dominio del balón; y al público, para regalarse una cabezadita al sol de las cinco de la tarde. Los locales salieron ansiosos, después de una semana muy movida, marcada por la revelación de que nueve miembros de la plantilla se habían corrido una juerga el sábado anterior en A Coruña, sin permiso del club y justo después de caer ante el Depor.

Enfrente, el Zaragoza funcionó a ráfagas y mostró mucho menos de lo que es capaz de ofrecer. Después de dormitar durante buena parte del encuentro, un ataque de inspiración sirvió a los de Víctor Fernández para adelantarse. El juego de paredes entre Sergio García y D'Alessandro lo culminó Milito, entrando a bocajarro en la portería de Prats. Pero, a los aragoneses, el subidón no les duró ni dos minutos. A balón parado, el Mallorca equilibró el marcador y confirmó una verdad angustiosa: que, últimamente, depende en gran medida de sus centrales para marcar. Si hace dos semanas fueron Ballesteros y Nunes, ayer fue de nuevo el portugués quien remató, a trancas y barrancas, una falta botada por Ibagaza. Nunes, señalado por la polémica de la parranda, lo celebró con el gesto de descorchar una botella y echársela al gaznate.

MALLORCA 2 ZARAGOZA 1

Mallorca: Prats; Héctor, Ballesteros, Nunes, Navarro; Jonás, Basinas (Jankovic, m. 45), Jordi López, Arango (Víctor, m. 76); Ibagaza y Maxi López (Pereyra, m. 80). No utilizados: Juanjo, Varela, Dorado y Tuni.

Zaragoza: César; Diogo, Sergio, Gabi Milito, Chus Herrero (Lafita, m. 89); D'Alessandro, Movilla, Zapater, Óscar (Nery, m. 80); Diego Milito y Sergio García (Ewerthon, m. 80). No utilizados:Miquel, Aranzábal, Piqué, y Longás.

Goles: 0-1. M. 54. Diego Milito remata a bocajarro a pase de D'Alessandro. 1-1. M. 56. Nunes, tras una falta botada por Ibagaza. 2-1. M. 82. Jankovic, desde la frontal del área.

Árbitro: Turienzo. Amonestó a Sergio, Movilla, Arango, Gabi Milito, Ibagaza, Héctor y Jankovic.

Unos 14.000 espectadores en Son Moix.

El empate, inesperado, obligaba al Zaragoza a solucionar la papeleta por las bravas. Y a punto estuvo de lograrlo. Los dos pivotes, Movilla y Zapater, desplegaron su arsenal más ofensivo y dispusieron de las mejores oportunidades para los zaragocistas.

Mientras tanto, ante la incapacidad manifiesta de su delantera, Gregorio Manzano tuvo que echar mano del banquillo. De Arango, nada se sabe. El público parece cansado de su prolongada pájara y le despidió con silbidos. Por su parte, Maxi López falló dos goles cantados, después de que Jonás e Ibagaza le dejaran con todo de cara para batir a César.

Se hace difícil entender porqué Jankovic, el máximo goleador del equipo, se sienta en el banco de suplentes. El serbio, además, va sobrado de lo que más falta le hace a este Mallorca: entrega y actitud. Ayer, su participación volvió a ser decisiva: marcó el gol de la victoria, asistido otra vez por Ibagaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 2007