Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El segundo otoño más lluvioso en 16 años deja los embalses al 54,7%

Los pantanos superan la media histórica, salvo en el Segura y el Júcar

El segundo otoño más lluvioso desde 1990 ha propiciado una rápida recuperación de los embalses españoles que ha terminado con dos años de sequía en casi todas las cuencas. Los pantanos están al 54,7% de su capacidad, 11 puntos más que hace 12 meses y ya por encima de la media de los últimos 10 años. El Segura, el Júcar, la cabecera del Tajo y el Pirineo siguen con reservas por debajo de la media histórica. El Ministerio de Medio Ambiente advierte de que en estas zonas la sequía no ha terminado.

Entre septiembre y diciembre ha caído en España una media de 235,4 litros por metro cuadrado. La cifra es un 15% superior a la media histórica (186 litros). Desde 1990, sólo en 2003 hubo un otoño más lluviosos (237,8 litros).

Las copiosas lluvias han disparado la reserva de agua en la mayor parte de la Península. El 25 de septiembre, los embalses estaban muy bajos. Acumulaban 20.860 hectómetros cúbicos de agua, al 38,5% de su capacidad, el nivel más bajo desde la sequía de 1995. Desde entonces, han ganado 8.763 hectómetros de agua (cada hectómetro equivale a un volumen como el de un gran estadio de fútbol). Esta semana superaron por primera vez en dos años la media histórica de los últimos 10 años.

Pero como hay una España húmeda y otra seca, la situación difiere mucho entre cuencas. En la vertiente mediterránea, los embalses siguen en niveles muy bajos (11,1% en el Segura y 13,2% en el Júcar). En la vertiente atlántica hay embalses que se han desbordado y desembalses masivos. Los niveles van del 38,3% del Guadalquivir al 79,2% de Galicia.

El director general de Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, explica que hay grandes diferencias entre las cuencas: "Mientras el caudal del Tajo supera los 3.000 metros por segundo hacia Portugal, el Taibilla, que abastece a la mayor parte de Murcia y Alicante, está recibiendo un 6% menos de agua que el año pasado, que ya fue el récord histórico negativo".

"No ha pasado lo peor"

Palop no quiere que los datos disparen el consumo: "No ha pasado lo peor. En la margen izquierda del Ebro hay muy poca agua. No hay apenas nieve en el Pirineo. En el Júcar está lloviendo algo más de lo normal, pero los embalses aún no se recuperan. En el Segura y en la cabecera del Tajo las lluvias han estado justo en la media histórica".

Palop explica que "mientras hay inundaciones en Galicia, el Júcar, el Segura, el Ebro y parte del Guadalquivir están en su tercer año de sequía".

El problema es que el aumento de las lluvias y el llenado de los pantanos no es inmediato. "Hay un margen entre una cosa y otra. Estaba todo muy seco y se están llenando acuíferos y mejorando caudales, pero eso tarda un tiempo en notarse en los embalses de las zonas que estaban peor", explica Palop.

Los embalses de los que parte el trasvase Tajo-Segura, Entrepeñas y Buendía, almacenan 272 hectómetros, el 11% de su capacidad y 18 hectómetros menos que hace un año. Y eso pese a que el Gobierno ha ido aprobando los trasvases justos sólo para consumo en más de 70 municipios de Murcia y Alicante que beben agua del Tajo. Si bajan hasta los 240, la ley impide trasvasar agua.

La lluvia tiene otro aspecto positivo: la producción de energía hidroeléctrica en lo que va de 2006 ha sido el triple que la de 2005 (un 298,4% más). Esto hace que las centrales térmicas de carbón funcionen menos, con lo que se reduce la contaminación y las emisiones de dióxido de carbono, que por primera vez están bajando en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006