Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caffarel dice desconocer lo que cobra Carmen Martínez Bordiú de TVE

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, asegura en una respuesta parlamentaria a la diputada de IU Isaura Navarro que "desconoce" la cantidad que cobra Carmen Martínez Bordiú por participar en el concurso ¡Mira quién baila!, que emite La Primera en la noche de los lunes.

En el texto remitido al Congreso de los Diputados, Caffarel justifica la presencia de la nieta de Franco en que, "como referente social, es similar al que representan otras personas procedentes del mundo de la crónica social que aparecen en éste y otros programas", informa Servimedia.

"No tenemos ninguna razón objetiva para impedir a la productora la contratación de Carmen Martínez Bordiú", argumenta la directora general tras explicar que fue contratada por Gestmusic, empresa responsable de la parte artística del concurso de baile.

Igualmente, resalta que TVE "no conoce el importe de las partidas que son responsabilidad de la productora y, por tanto, desconocemos la cantidad que cobra la señora Martínez Bordiú por su participación" en "un programa de entretenimiento, con música en directo y no en play back, que destina el importe de los premios de cada concursante a diversas organizaciones no gubernamentales y que se diferencia sustancialmente de otras ofertas de entretenimiento de las cadenas comerciales".

La diputada de IU se interesaba en otra pregunta por los criterios del Ente Público para contratar a José Campos, marido de Martínez Bordiú, en otro concurso de TVE, El primero de la clase, donde ejercía de profesor de gimnasia, y por el coste de sus intervenciones. Caffarel replica que ignora lo que Campos cobró durante su participación en el desaparecido programa. Y añade que la contratación corrió a cargo de Europroducciones. "Pensamos que los criterios que han manejado han sido el currículo deportivo, su experiencia con niños y también en medios de comunicación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2006