Crónica:Motociclismo | Gran Premio de PortugalCrónica
i

"No me lo creo, lo he soñado"

Elías muestra su ilusión y cree que este triunfo será un punto de inflexión

Toni Elías estaba dando todavía su vuelta de honor, de pie sobre su moto, cuando su padre no encontraba las palabras para expresar lo que sentía toda la familia. "Es una victoria muy importante", balbuceaba mientras se abrazaba efusivamente a su esposa. Allí había alegría, ilusión y algo más. Porque Elías no había realizado este año una gran temporada y la victoria de ayer en Estoril no sólo le reivindicó, sino que también le abrirá algunas puertas que parecían encalladas para resolver su futuro en MotoGP.

"No me lo puedo creer, lo he soñado", se dijo incrédulo por todo lo que había hecho durante la carrera de Portugal. "Ha sido una temporada muy difícil para mí y estoy convencido de que esta victoria va a suponer un punto de inflexión en mi carrera profesional. Tengo algunas cosas pendientes para poder seguir compitiendo en esta categoría y estoy convencido de que ahora se van a resolver. He demostrado que todos pueden creer en mí", añadió, satisfecho.

Más información

Su osadía durante la carrera le valió poder encarar la parte final con posibilidades de ganar. Y su decisión y agresividad en la última vuelta le permitieron superar al mito, Valentino Rossi, prácticamente sobre la misma línea de meta: "En la última vuelta me he pegado a Rossi. Tenía su escape en mi visera y he pensado que debía intentarlo".

Sólo unas vueltas antes había asumido el liderato de la carrera, pero lo perdió casi de inmediato ante el acoso de Rossi: "Entonces cometí tres errores en la misma vuelta y pensé que eran demasiados". Rossi, que estaba a su lado en la conferencia de prensa, intervino entonces: "Lo que Toni quiere decir es que me ha dejado pasar para evitar cometer un desastre conmigo". En la primera carrera de la temporada, Elías tiró al suelo a Rossi en la primera curva del circuito de Jerez. "Yo no pensaba en aquello", insistió el manresano. "Pero yo sí", concluyó Rossi.

Sin embargo, haber sido líder pareció dar confianza a Elías. Por primera vez se vio capaz de ganar una carrera en MotoGP y de superar a Rossi. "Pensé que, si llegaba a la última vuelta en la primera posición y tapaba los huecos, Rossi no me podría pasar. Pero lo hizo. Y me puse un poco nervioso porque llevaba al campeón a mi espalda".

Lejos de amilanarse, Elías echó el resto. Atacó de nuevo y salió de la curva final casi en paralelo con Rossi. Le venció sobre la misma línea de llegada. "La última curva la hice realmente bien", reconoció luego; "algunos podían pensar que estaba fuera incluso de mis límites. Pero no es verdad. Todo lo que hacía hoy, en cada momento, estaba bajo mi control. Nunca he tenido la sensación de jugarme el bigote. No me he olvidado de ir rápido y de pilotar. Lo he demostrado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50