Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las dos Coreas acuerdan competir como un solo equipo

Los Juegos de Pekín verán unidos a los dos países, que participarán por primera vez bajo una misma bandera tras la división en 1945

Representantes de los gobiernos de Corea del Norte y Corea del Sur, dos países divididos y técnicamente en guerra desde 1945, acordaron ayer que competirán por primera vez como un solo equipo en los Juegos Asiáticos de Doha 2006 y en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. "Esperamos que enviar un equipo conjunto a los Juegos Olímpicos contribuya a la paz y la reconciliación entre las dos Coreas", dijo por teléfono Baek Seung-il, portavoz del Comité Olímpico de Corea del Sur. Las posibilidades de que los dos países compitan bajo una misma bandera son "muy altas", coincidió Kim Sang-woo, secretario general del comité, que ya aceptó que las dos Coreas marcharan como una en los desfiles inaugurales de los Juegos de Sidney 2000 y Atenas 2004, aunque compitieron por separado.

El acuerdo, apoyado por el Comité Olímpico Internacional por su potencial como instrumento para la paz, lleva años siendo negociado, víctima de las tensiones políticas entre Corea del Norte, comunista y poseedora de armas atómicas, y Corea del Sur, apoyada por los Estados Unidos. Los progresos en las negociaciones para el desarme de Corea del Norte, que se desvinculó del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares en 2003, han sido fundamentales para que se produzcan avances en el apartado deportivo. Corea del Norte se comprometió en septiembre a desmantelar su programa militar atómico y a volver al tratado a cambio de ayuda económica y garantías de seguridad por parte de los otros cinco países implicados en la negociación: Corea del Sur y China -sus vecinos-, Estados Unidos -el país que apoya al sur desde la guerra civil que enfrentó a las dos Coreas en los años 50-, Japón -la potencia ocupante durante la Segunda Guerra Mundial- y Rusia.

Acordado el desarme, llegó el momento de las negociaciones deportivas: la reunión de Kaesong servirá para analizar los criterios de selección de los atletas para el equipo unificado. Ahí habrá pelea. Los dos países quieren favorecer a sus deportistas más importantes, que habrían ganado 35 medallas en Atenas de haber competido conjuntamente. Corea del Sur, por ejemplo, tiene a los mejores arqueros del mundo. En el lado contrario, la Corea comunista destaca por sus éxitos en el judo femenino y la maratón.

Pese a las dificultades, el optimismo en la delegación surcoreana es evidente. Las dos partes ya han acordado, señalan, que el equipo se llame Corea. También se han puesto de acuerdo en la bandera que portará el equipo en el desfile inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín. El lema: "Una Corea". El color: azul. El emblema: la península de Corea totalmente unida, sin fronteras que señalen los territorios dominados por cada gobierno. Por haber, hay hasta himno: si alguno de los atletas coreanos gana una medalla sonará Arirang, una canción de amor muy popular a ambos lados de la frontera.

Durante décadas, las dos Coreas han intentado formar un equipo conjunto: no lo lograron para los Juegos de Tokio 64. En los de Los Ángeles 84 fue imposible por el boicot comunista. En 1988 estuvieron muy cerca, hasta que Corea del Norte exigió que la sede de los Juegos viajase de Seúl, en Corea del Sur, a Pyongyang, la capital del norte. Y en 1991 enviaron equipos conjuntos a una competición internacional de tenis de mesa y fútbol juvenil. Todo acabó ayer: sesenta años después, el deporte vuelve a unir a las dos Coreas.

© International Herald Tribune.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005