Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

500 subsaharianos intentan penetrar en Melilla en la cuarta avalancha en siete días

Casi 70 inmigrantes, 13 de ellos heridos, logran introducirse en la ciudad, donde ya hay 1.700

Unos 500 subsaharianos intentaron ayer saltar la valla que separa Marruecos de Melilla, en la cuarta avalancha de inmigrantes en siete días. La oleada se produjo entre las cinco y las seis de la mañana. La Guardia Civil asegura que 150 extranjeros lograron sortear la primera valla fronteriza, pero sólo 55 consiguieron entrar después en la ciudad autónoma. Trece subsaharianos más que sufrieron heridas fueron llevados al hospital, al igual que dos guardias civiles. Por la noche, la policía marroquí abortó el intento de 150 sin papeles. Ya son 13.000 los inmigrantes que este año han intentado el salto a Melilla.

La policía marroquí logró que ninguno de los 150 inmigrantes que pretendían saltar a Melilla cerca del paso de Mariguari a las nueve de la noche superara la primera verja, por lo que la Guardia Civil no intervino, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno a Efe.

La avalancha de la mañana comenzó a las 5.06, al norte de la ciudad, en la zona de Rostrogordo. Los inmigrantes llegaron en dos grupos, que tendieron las escaleras artesanales que usan para saltar. Las fuentes consultadas de la Guardia Civil aseguran que el asalto fue ejecutado con "gran agresividad" y que fue repelido sólo con material antidisturbios.

Unos 150 lograron saltar la primera valla hasta tocar la carretera perimetral que discurre entre la doble reja. Los agentes consiguieron agrupar a los inmigrantes y devolver a la mayoría a Marruecos. El Ministerio del Interior de ese país dijo ayer que sólo 36 fueron devueltos por la Guardia Civil a través de las puertas de la valla. Un total de 55 de ellos salvaron el segundo obstáculo y llegar a la carrera hasta las calles melillenses. Otros 13 subsaharianos, que quedaron heridos, fueron trasladados al hospital de la ciudad. Sólo dos de ellos permanecían ingresados en observación.

Este salto masivo es el cuarto que se produce desde el 27 del mes pasado (ese día hubo dos), aunque ha habido otros tres similares en agosto y septiembre. En lo que va de año, según los cálculos de la Guardia Civil, más de 13.000 extranjeros han intentado saltar a Melilla. De las últimas avalanchas aún están alojados en el Centro de Estancia Temporal de inmigrantes (CETI) y en tiendas de campaña 1.700 subsaharianos.

La saturación del CETI, agravada con la llegada de los que se colaron en la última avalancha, ha llevado a 200 inmigrantes a dormir en el suelo y a la intemperie.

La persistencia de las avalanchas y la constancia de que al otro lado de la verja permanecen centenares de inmigrantes, escondidos o de camino a Melilla desde las fronteras de Marruecos con Argelia, ha llevado a reforzar aún más las fuerzas de seguridad. Ya son ocho las unidades antidisturbios de la Guardia Civil desplegadas en la zona, además de 320 militares que patrullan el perímetro. Además, el Ejercito tendió ayer una alambrada de espino entre las dos vallas para dificultar las avalanchas y el salto de la segunda verja.

Marruecos aseguró que sus fuerzas de seguridad habían detenido a 70 de los participantes en la intentona de la mañana. Además, afirma que ha arrestado a otros 117 inmigrantes que se encaminaban hacia Melilla. Las fuentes consultadas aseguran que un millar de subsaharianos estaría camino de esa ciudad. A ellos habría que sumar a los que Marruecos devuelve a Argelia y que, casi inmediatamente, dan media vuelta para intentar de nuevo el salto. Tardan cinco días en cubrir el trayecto a pie.

Fotogalería del salto de la valla, en ELPAIS.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005