Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Miriam Rothschild, la 'Reina de las Pulgas', entomóloga

Miriam Rothschild, a quien los estudiosos británicos apodaron con orgullo y afecto Reina de las Pulgas, murió el pasado día 20 de enero a los 96 años de edad.

Científica autodidacta e interesada en la entomología y la botánica, fue una autoridad mundial en insectos parásitos y, en concreto, en las pulgas.

Apoyó campañas en contra de la crueldad en los animales e introdujo en el Reino Unido la afición por el cultivo de plantas silvestres en jardines públicos y privados. El príncipe Carlos de Gales siguió sus consejos en el diseño de su finca campestre de Highgrove, al oeste de Londres.

Descendiente de la poderosa familia de banqueros judíos, Miriam Rothschild heredó de su padre, Nathaniel Charles, y de su tío Walter la afición por la ciencia y la naturaleza. Publicó en vida más de 300 documentos de investigación y una serie de libros científicos y divulgativos en solitario o junto con otros expertos. Sobresalen entre ellos Fleas, flukes and cuckoos, un estudio pionero en aves parásitas; Atlas of insect tissue, Butterfly cooing like a dove y The Rothschild gardens.

En su legado también se encuentran una biografía de Walter Rothschild, Dear lord Rothschild; una compilación de sus conferencias bajo el título Animals and man, en el que documenta agresiones comunes practicadas por el hombre en los animales, y, quizá más importante, un catálogo de la colección de pulgas de la familia Rothschild que forma parte hoy del patrimonio del Museo Británico. La edición de dicho catálogo en seis volúmenes, entre los años 1953 y 1983, fue fruto de un laborioso esfuerzo frente al microscopio, que consolidó la reputación de su autora como científica relevante.

Entretanto identificó la pulga del conejo y estableció que el mamífero roedor controla el ciclo reproductivo del parásito. También se le reconoce el haber determinado que las pulgas disponen en la articulación de la cadera de una especie de sustancia gomosa que les permite saltar con una portentosa aceleración.

Las universidades de Oxford y Cambridge honraron a Miriam Rothschild con ocho títulos honoris causa y la prestigiosa Royal Society la acogió en su seno en 1985.

Perteneció, además, al patronato del Museo de Historia Natural, en Londres, y fue durante veinte años la única mujer miembro del restringido Club Entomológico de Gran Bretaña. Veló por la Sociedad para la Promoción de Reservas Naturales, fundada por su padre, y ejerció de vicepresidenta de su sucesora, la Real Sociedad para la Conservación de la Naturaleza.

Miriam Louisa Rothschild nació el 5 de agosto de 1908 en la finca familiar Ashton Wold, próxima a la ciudad de Peterborough, en el norte de Inglaterra. Estudió de niña en casa y aprendió de su padre los secretos del mundo animal y vegetal. De su madre, Rozsika von Wertheimstein, descendiente de una familia húngara judía, asimilaría el gusto por la poesía y el arte.

A partir de los 15 años, tras el fallecimiento de su más cercano y querido mentor, sería su tío Walter quien guió la afición de la joven Rothschild por la historia natural, la parasitología, la zoología y la ciencia en general. Su formación académica se limitó a unas clases nocturnas en Zoología en la Escuela Politécnica de Chelsea, Londres, entre 1928 y 1933.

Miriam Rothschild murió el día de San Sebastián en la misma mansión donde creció y vivió gran parte de su vida.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS