Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'TÚ Y YO SOMOS TRES' | TEATRO

Chiste y chuleta

Todo forma parte de lo mismo: un "fin de fiesta" que está puesto al principio de la función, una parrillada o una bandeja de quesos, los disparates de Jardiel: el aire libre, que algo puede aliviar del día tórrido...

La obra de Jardiel, famosa en su tiempo, se basa en una de sus escandalosas fantasías, de sus juegos surrealistas: la chica se casa por poderes, llega el indiano a consumar la boda, y resulta que son dos: él y su hermano siamés. Gritos, carreras, bomberos, sales, desmayos, asombros, soluciones, desarreglos, clímax hacia el final...

Mientras, los de Chamberí agarran con las dos manos el palo de la chuleta y la devoran; beben y beben, más que los peces en el río, para recuperar la hidratación perdida en la jornada; los camareros son rápidos; los intérpretes, también; ya les hemos visto en lo que llamo fin de fiesta, y ellos llaman el espectáculo Los modernos años 50: unos cuplés antiguos, otros compuestos para la ocasión por Miguel Tubía.

(La obra Tú y yo somos tres, del dramaturgo Enrique Jardiel Poncela, está interpretada por Luis Varela, África Gozalbes, Francisco Hernández, Francisco Racionero, Sergio Otegui, Estrella Blanco, Joan Llaneras, Miguel Tubía, Cristina Palomo y Paloma Paso Jardiel, con el escenógrafo y figurinista Lorenzo Collado y dirección escénica de Manuel Canseco, se representa en los jardines del teatro Galileo, de Madrid, dentro del ciclo Veranos de la Villa).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de agosto de 2004