Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El príncipe y la cerveza

Federico, el príncipe heredero de Dinamarca, no parece haber "sentado cabeza" tras su reciente casamiento con la australiana Mary Donaldson, si damos crédito a unas fotografías que publica la conocida revista danesa Se & Hör (Ver y Oír) en su edición de la pasada semana. En ella aparece Federico en completo estado de embriaguez, gesticulando para imitar a un mono y, como sin esto fuera poco, aliviando su repleta vejiga de los litros de cerveza bebidos en la fiesta contra la carrocería de uno de los automóviles estacionados en la residencia de verano de los miembros de la familia real en Skagen, en las afueras de Copenhague. Federico, como es sabido, no ha sido un ejemplo de aplicación en las responsabilidades inherentes a un futuro rey, pero siempre ha encontrado una actitud tolerante, tanto por parte de su madre, la reina Margarita, como del pueblo danés, que le ha dispensado una simpatía sólo comparable a la que otorga a los famosos y consagrados futbolistas, los hermanos Laudrup. Pero todo tiene sus límites y las fotos en cuestión parece que han hecho mella en su popularidad. Desde su casamiento en el pasado mes de mayo, Federico y la princesa Mary han iniciado un largo periodo de vacaciones con frecuentes fiestas como la que documenta la revista mencionada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2004