Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Copa de la UEFA: ida de los cuartos de final

El Villarreal alcanza la madurez

Sólo un error del portero Reina impide al equipo de Paquito ganar en el fortín de Celtic Park

En un fortín inexpugnable desde hace tres años, el Villarreal alcanzó la madurez. Allí, en el césped del mítico Celtic Park, el conjunto español obtuvo un excelente resultado con vistas al encuentro de vuelta, que se disputará en el Madrigal la próxima semana. Sólo a base de corazón, empujado por su incansable afición, el Celtic evitó la derrota ante un rival que firmó un notable partido. Sólo un error de Reina empañó la actuación del Villarreal, que jugó con una convicción en sus posibilidades dignas de alabar.

Nunca se dejó intimidar el Villarreal por las acometidas del Celtic, que topó con un rival granítico, apenas impresionado por el estruendo procedente de la grada. El Villarreal se armó en todas las zonas del campo, sin perder en ningún momento el orden. Por otro lado, Marshall, el meta escocés, siempre estuvo en el punto de mira del grupo español, mucho mejor con la pelota en los pies que el fogoso equipo escocés. El Villarreal pareció saltar al campo convencido de su superioridad. Hubo momentos de presión asfixiante por parte del Celtic, pero de todas estas situaciones comprometidas salió airoso el conjunto de Paquito, que, a estas alturas de la competición, va a por todas.

CELTIC GLASGOW 1 - VILLARREAL 1

Celtic: Marshall; Agathe, Balde, Varga, McNamara; Petrov, Lennon, Pearson (Miller, m. 78), Thompson; Sutton y Larsson.

Villarreal: Reina; Javi Venta, Coloccini, Ballesteros, Arruarrena; José Mari, Josico (Pere Martí, m. 78), Battaglia, Roger; Riquelme; y Anderson.

Goles: 0-1. M. 8. Josico, de cabeza, tras un centro de Roger. 1-1. M. 63. Larsson, de cabeza.

Árbitro: Kyros Vassaras, griego. Amonestó a Josico, Roger, Larsson y Thompson.

Unos 60.000 espectadores en el estadio Celtic Park de Glasgow.

Por momentos, el Villarreal manejó el partido con la autoridad y solvencia de los grandes. Esto fue antes y después de que Josico peinara un centro de Roger y adelantara a su equipo en el minuto 8.

En el césped del Celtic Park había un equipo que sabía jugar al fútbol, y no era otro que el Villarreal, que marcó la velocidad del choque a su antojo: ralentizó el juego cuando aquello parecía abocado al cuerpo a cuerpo, tan buscado por el Celtic; quebró la maraña defensiva local a base veloces contragolpes; trianguló para frenar el ímpetu de los escoceses cuando éstos tiraban con todo...

El Villarreal mantuvo la compostura incluso cuando el Celtic, espoleado por su fabulosa hinchada, se lanzó a un ataque frontal en la segunda parte. Fueron momentos críticos para el Villarreal, que retrasó demasiado su línea defensiva. Aún así, Andersson pudo sentenciar en una contra, pero el brasileño falló un mano a mano con Marshall.

Quien no falló fue el sueco Larsson, el goleador del Celtic, que había pasado inadvertido hasta ese momento. Larsson superó a la zaga del Villarreal, sobre todo al meta Reina, que ensució su actuación con una salida a destiempo.

El Villarreal recobró el aliento en el último tramo. Ante un Celtic ya exhausto, sin apenas ya resuello, el conjunto de Paquito serenó su juego. Había cumplido, y con creces: a punto estuvo de ganar en Celtic Park, donde no vence ningún equipo desde hace tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2004