Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL PIMENTEL | Coordinador del foro Nueva Sociedad

"Los que no tenemos nada que perder somos los que podemos arriesgar"

Manuel Pimentel (Sevilla, 1961), ex ministro de Trabajo y ex secretario general del PP de Andalucía, se presentará a las elecciones andaluzas por la provincia de Córdoba. Su foro, Nueva Sociedad, Nuevas Propuestas, del que es coordinador y que integran 800 personas, se constituirá en asociación de partidos.

Pregunta. ¿Cuál es el espacio político que quiere ocupar Nueva Sociedad?

Respuesta. Va a ser un poco inclasificable, porque tenemos elementos tradicionales del espacio liberal-conservador, como es la defensa de la iniciativa privada y la empresa; del mundo progresista, como es cohesión social y solidaridad, pero la gran novedad es que queremos iniciar una senda de otra forma de hacer política, con primarias, limitación de poder, con otro tipo de modelo de aparato del partido. Vamos a ser muy experimentadores y por tanto, supongo que va ser bastante inclasificable.

P. Sí, pero los ciudadanos querrán saber si se define de derechas, de centro o de izquierdas.

R. Me valdría lo de centro, pero creo que es inclasificable.

P. ¿Qué persigue demostrar con esta apuesta tan arriesgada?

R. A nosotros no da ningún tipo de vergüenza decir que vamos a arriesgar porque vamos a innovar mucho. Lo hacemos así porque queremos hacer algo distinto porque hacer lo que hacen los demás ya lo cubren el resto de los partidos y no enriqueceríamos nada el debate, sería ocioso. Por otra parte, los que no tenemos nada que perder somos los que podemos arriesgar. Si no sacamos votos, no los sacamos.

P. Usted ha sido un hombre de aparato. ¿Cree que se va entender un partido tan atípico?

R. No tengo ni la menor idea. Algunas de las cosas que estamos haciendo funcionarán y otras, no. Lo que sí sé es que la fórmula de partido cerrado y monolítico es un modelo que va ir generando rechazo reciente y un creciente desafecto. Hay que empezar a invertir en otros modelos.

P. ¿Cuáles son sus aspiraciones para las andaluzas?

R. Soy consciente de que nuestros resultados serán limitados, no podemos pretender que a tres meses de las elecciones seamos una opción que vaya a deslumbrar, pero lo que pretendemos es remover un poco el debate de pensamiento. No creemos que haya tantas catástrofes en ciernes como anuncian unos y otros; y entre las novedades que queremos introducir, con optimismo ingenuo, es ser un elemento de sosiego, reflexión y de abrir nuevas vías, porque la pelea permanente es muy empobrecedora.

P. ¿Qué le parecen los mensajes del PP sobre los riesgos de ruptura en Cataluña por la firma del tripartito?

R. El único riesgo sería el que nos quedemos mirando hacia atrás en una postura estática. Algunos partidos vascos y catalanes empiezan a dibujar horizontes, que yo no comparto, pero que son capaces de ilusionar a una parte de su parroquia. Sin ver ese peligro de separación de España sí creo que hay que ir pensando qué proyecto a medio plazo diseñamos para ser atractivos y ganarles a estas personas como hay que ganarles, en las urnas, y no metiéndolas en la cárcel.

P. En una las ponencias del foro sobre la política de alianzas se afirma que van a respetar al partido más votado.

R. Nuestra idea básica es que hay que tender en lo posible a que gobiernen las fuerzas más votadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 2003