Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Crisis matrimonial en el escenario

Ainhoa Arteta se retira temporalmente tras romper con su marido

Sobre la escena, la soprano vasca ha interpretado a un buen número de heroínas románticas a las que sus amados o los padres de éstos acababan por romperles el corazón. Era teatro. Pero, de golpe, la ficción se ha convertido en realidad y el corazón de Ainhoa Arteta se ha roto en mil pedazos. Anteayer, durante el ensayo del concierto que debía ofrecer esta noche en el Palau de la Música de Barcelona junto a su segundo marido, el barítono estadounidense Dwayne Croft, la soprano se derrumbó moralmente. Interrumpió el ensayo y con lágrimas en los ojos confesó a los organizadores de la velada, Lírica de Barcelona, que no podía continuar. Su historia de amor con Dwayne Croft, con el que se casó en Nueva York el 20 de abril de 1998, había terminado. Ayer, el representare de la soprano y Lírica de Barcelona anunciaron públicamente la separación de la pareja operística y la retirada temporal de Ainhoa Arteta de los escenarios hasta que supere "su decaído estado de ánimo".

La soprano vasca interrumpió entre sollozos el ensayo de un concierto con Dwayne Croft

"Está muy afectada. Ainhoa es una mujer sensible, que ahora necesita tranquilidad y la comprensión del público. Sobre un escenario ella puede interpretar un papel, pero no es capaz de hacer teatro con su propia vida", dijo a este diario Juan Carlos Sancho, representante de la cantante, quien ayer por la mañana abandonó Barcelona rumbo a San Sebastián, donde la pasada semana dejó a su hija de tres años, Sara, con sus padres. "Probablemente se irá a un lugar apartado para descansar y restablecerse anímicamente, lejos de la mirada pública", explicó Sancho, quien no añadió detalles sobre los motivos que han llevado a la ruptura matrimonial de la soprano.

Además del concierto de esta noche en Barcelona, que iba a suponer la presentación en un mismo escenario de la soprano y su marido en la capital catalana -y que ha sido sustituido por otro que la soprano ofrecerá también en el Palau de la Música el 23 de enero junto al bailarín Ángel Corella-, Arteta ha cancelado también el concierto que junto a Croft debía ofrecer el 28 de octubre en el Kursaal de San Sebastián y las tres representaciones de la ópera de Puccini La

rondine, programadas para los días 12, 14 y 16 de noviembre en el teatro Campoamor de Oviedo. "Los compromisos posteriores, su participación en la ópera de Gounod Romeo y Julieta en Santander y Córdoba, no se han cancelado. Ainhoa necesita ahora tranquilidad y el apoyo de su familia y amigos. La evolución de su estado de ánimo marcará su calendario profesional", detalló su representante.

Ainhoa Arteta llegó la pasadoa semana a España procedente de Nueva York, donde vive habitualmente. El domingo pasado debía ofrecer un recital en Granollers (Barcelona) que se suspendió a causa de las goteras en el auditorio donde debía cantar, acaso anuncio premonitorio de la tormenta que iba a estallar. El lunes a primera hora de la mañana llegó su marido de Nueva York. Ensayaron, pero por separado. En el hotel en el que se alojaban ocupaban habitaciones separadas. El martes al mediodía el drama se desencadenó. Los dos artistas estaban citados para ensayar juntos los dos dúos que debían cantar durante el concierto, el célebre La ci darem la mano del Don Giovanni de Mozart y el dueto de La Traviata entre Violeta Valéry y Giorgio Germont, el padre de su amante, el cual, tras humillarla moralmente, le pide que renuncie a Alfredo. "Una ironía del destino", observó el representante de la cantante, que también lleva en España a Dwayne Croft. El programa, reveló el agente artístico, se confeccionó "hace un año y medio", cuando nada permitía presagiar la ruptura.

Ainhoa Arteta se casó en segundas nupcias con Dwayne Croft -se había divorciado de su primer marido en 1994, cuando todavía no era famosa- en una ceremonia en el Ayuntamiento de Nueva York oficiada por el entonces alcalde Rudolph Guiliani. Se habían conocido un año antes en el Metropolitan de Nueva York, interpretando los dos, junto a Plácido Domingo, la ópera de Giordano Fedora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003