Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carly sostiene que la intensa vida de Simenon explica su universalidad

Dos cosas fueron fundamentales en su vida: primero, "vivir, vivir mucho", y segundo, "escribir". De hecho, la literatura de George Simenon fue fruto de su intensa experiencia vital. Cifró en 10.000 el número de sus amantes, vivió en numerosos países de todo el mundo y comprobó que "el hombre es igual en todos sitios", "tiene los mismos miedos, el miedo de estar desnudo", añadió el escritor, guionista y experto en la obra del creador del inspector Maigret, Michael Carly, que ayer impartió una conferencia en la sede del Instituto Francés de Valencia, con motivo del centenario del nacimiento del escritor belga, que murió en 1989.

Todo ello explica la universalidad de Simenon. Sus casi 400 novelas (unas 200 firmadas bajo seudónimo) han sido traducidas en todo el mundo, hasta en Japón, y los 9.000 personajes que pueblan sus libros recorrieron 2.000 lugares del planeta. No hay duda de que Simenon fue uno de los escritores más importantes del siglo XX, comentó Carly. Ya se ha superado la controversia académica sobre la calidad de su literatura, agregó el estudioso que prepara un libro en el que demuestra, con la "documentación original en la mano", que "no hay razones para pensar" que las acusaciones de colaboracionismo con el régimen nazi sean ciertas. Se sustentaron en una "confusión" con su hermano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de septiembre de 2003