Reportaje:EMPLEO Y FORMACIÓN

Los servicios ganan cada vez más terreno

Un estudio de la Fundación BBVA estima entre 1 y 1,5 millones las necesidades de empleo cualificado hasta 2006

España es desde hace años una economía de servicios. En los próximos años lo será aún más, según un estudio de la Fundación BBVA, que cifra en más de 1,36 millones los empleos que se crearán en el sector hasta 2006. Si se tiene en cuenta el tipo de ocupación, los trabajadores cualificados que no desempeñan tareas manuales serán los más demandados -entre 1 y 1,5 millones- durante el mismo periodo. En el otro extremo, el sector agrario, que puede llegar a destruir empleo.

El 75% de los empleos creados en 1977-2000 tienen carácter intelectual y cerca del 90% de los destruidos exigían cualificación manual

El 62,34% de los trabajadores españoles ejercía su actividad en el sector servicios hace un par de años. Con ese dato oficial como base, un equipo de investigación dirigido por el catedrático de Economía Aplicada Juan Ramón Cuadrado Roura y el profesor de la misma especialidad Carlos Iglesias, ambos de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), ha querido dibujar el perfil del mercado laboral español en 2006.

Teniendo en cuenta las previsiones de crecimiento que el Gobierno presenta de forma periódica a la Unión Europea, estadísticas oficiales como la Encuesta de Población Activa (EPA) y los informes de distintos organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el estudio Cambio sectorial y desempleo en España dibuja dos escenarios distintos para dentro de cuatro años: uno optimista, en línea con los cálculos del Ejecutivo, y otro más realista, matizado con otras proyecciones.

En el primero, el peso del sector servicios se incrementará hasta el 66,94% del total del empleo, mientras que en el segundo se quedaría en el 63,91%. A partir de esa tasa, los autores han estimado qué cambios pueden darse en cada sector y han hecho una proyección del empleo para cada uno de ellos de aquí hasta 2006.

Sea cual sea la previsión que se cumpla finalmente, lo que no pone en duda esta investigación, en la que han participado ocho economistas, incluidos los dos directores, es que los servicios ganarán peso. Las razones las resume Cuadrado Roura: un mayor gasto de las familias en este sector -guarderías para los niños cuyos padres trabajan, restaurantes para esos mismos padres, transporte, sanidad preventiva y actividades culturales, por poner sólo algunos ejemplos-; la demanda de servicios de las empresas, que cada vez recurren más a este sector para poner en el mercado sus productos (auditoría, asesoría, consultoría o publicidad), y, en menor medida, la venta de servicios al exterior, que en España es aún muy escasa y prácticamente se limita al turismo.

Esta tendencia tiene su reflejo en el mercado laboral. El análisis matizado, y por lo tanto menos optimista, concluye que en 2006 se habrán creado 1.360.200 empleos ligados a empresas de servicios. "Aunque esta estimación puede parecer aparentemente alta, está por debajo de la tasa de crecimiento anual actual", subraya el catedrático de Economía. La mayor demanda vendrá de los servicios públicos y sociales, seguidos de los ligados a la distribución (véase cuadro).

Estas previsiones contrastan con la proyección realizada para el resto de sectores económicos. Si bien sólo la agricultura destruirá empleo en caso de que se produzca la proyección más moderada -95.900 puestos menos-, construcción e industria vivirán crecimientos mucho más modestos que el sector servicios.

El mayor peso del sector servicios no es exclusivo de España, que en este aspecto "no es diferente" a los países de su entorno, subraya Cuadrado Roura. De hecho, su peso en la economía española está por debajo del que tienen los servicios en Estados Unidos, Francia o el Reino Unido, explica.

Proceso brusco y rápido

En España, sin embargo, este proceso ha resultado "relativamente brusco y en un periodo corto", pues, al tiempo que las empresas de servicios demandaban cada vez más trabajadores, la agricultura perdía mano de obra y el sector industrial acometía una profunda reconversión. Este profundo reajuste puede resumirse con un dato incluido en la investigación: mientras el 75% de los puestos de trabajo creados entre 1977 y el año 2000 se vincula con trabajos intelectuales, cerca del 90% de los puestos destruidos exigían una determinada cualificación manual.

Este análisis permite a los autores descubrir también un cambio en el perfil ocupacional que más demandarán las empresas hasta el año 2006 a favor de los puestos de alta cualificación que no están ligados al trabajo manual. La demanda de este perfil será de 1,5 millones, en caso de cumplirse la previsión más optimista, y superará el millón de nuevos puestos si triunfa el escenario moderado. En el extremo contrario de esta clasificación se colocan los trabajadores muy cualificados del sector industrial, para los cuales sólo habrá 160.000 puestos más si España crece al mayor ritmo posible.

En el sector servicios se crearán 1,36 millones de empleos hasta 2006.
En el sector servicios se crearán 1,36 millones de empleos hasta 2006.

Sobre la firma

Amaya Iríbar

Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS