Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encontrar trabajo: meta principal de los universitarios

El 53% de los estudiantes se matricula en la universidad para aumentar sus posibilidades de encontrar trabajo. Sin embargo, algunos titulados tardan más de dos años en conseguir su primer empleo

Estos son algunos datos de la encuesta CHEERS (Career alter higher education: a European Research Study), un proyecto europeo puesto en marcha en 1997 por un grupo de investigadores de universidades y centros de investigación de Alemania, Austria, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Noruega, Reino Unido, República Checa, Suecia y Japón. En España, el encargado del estudio fue José García Montalvo, profesor de la Universidad Pompeu Fabra e investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas).

Sobre este estudio y otros relacionados con la búsqueda de empleo de los universitarios, se va a hablar en el Seminario sobre Inserción Laboral que, desde hoy y hasta el próximo 11 de junio, se celebra en la Escuela de Ingenierías Industrial e Informática del Campus de Vegazana de la Universidad de León .

Doce ponentes, procedentes de distintas universidades norteamericanas, alemanas y españolas, ofrecerán a los asistentes una serie de métodos y estrategias adecuadas para el estudio de la inserción laboral de los graduados universitarios. Los organizadores esperan la asistencia de cerca de 150 representantes de 45 universidades españolas, agencias de calidad y fundaciones.

España, de acuerdo con estudios comparados con países de la Unión Europea, tiene la mayor tasa de estudiantes universitarios por población - cinco puntos superior a la media europea, que es de un 16%. Esto, junto con el extraordinario crecimiento del colectivo de titulados experimentado en los últimos años, ha supuesto un aumento de la competitividad para acceder a los puestos de trabajo. De ahí la necesidad de realizar estudios que pongan de manifiesto las principales dificultades de los titulados a la búsqueda de empleo, su grado de satisfacción con la formación recibida o la adecuación de la misma a las necesidades del mercado laboral.

Según los últimos datos de la OCDE que manejó el proyecto CHEERS, el 57% de los jóvenes españoles comienzan a realizar estudios superiores de uno y otro tipo. El 53% de estos estudiantes se matricula, principalmente, para encontrar trabajo. Sin embargo, el estudio concluyó que los graduados españoles tardan una media de nueve meses en conseguir su primer empleo lo que les convierte en los graduados europeos (dentro de los países que participaron en el proyecto) que más tardan en colocarse. Incluso el 8% de los titulados españoles encuestados tuvieron que buscar trabajo durante más de dos años.

Desde el año 2001 la Comisión de Coordinación Técnica del Plan ofreció a las Universidades la posibilidad de presentar proyectos relacionados con este asunto, sesenta de los cuales (de más de 30 universidades) recibieron apoyo económico. En un momento en el que se está poniendo en marcha procesos de adaptación de las titulaciones al nuevo espacio europeo, coincidiendo con el nuevo marco de acreditación de las mismas, la inserción laboral de los titulados es un elemento importante en el análisis de la calidad de las enseñanzas. De hecho, el Catálogo de Indicadores del Consejo de Coordinación Universitaria propone un indicador (resultado 7) que se define como el porcentaje de graduados de cada titulación que 3 años después de acabar los estudios están empleados en un trabajo que consideran razonablemente satisfactorio.

Otro dato significativo que se desprende del Proyecto CHEERS es que el 18% de los titulados españoles señalan que realizan trabajos para los cuales no se requiere ser universitario y el 21% de los graduados afirma que su trabajo tiene poco o nada que ver con los conocimientos adquiridos durante los estudios.

Javier Vidal, director del Programa Institucional de Calidad de la Universidad de León (ULE) y miembro de la Comisión de Coordinación Técnica del II Plan de la Calidad de las Universidades asegura que en este seminario se debatirá "la situación actual de los estudios sobre inserción laboral en las universidades y la relación que estos estudios pueden tener con la reformas de la enseñanza".

"El trabajo que están realizando las unidades de empleo de las universidades -continúa - es muy bueno en el tema de asesorar a los alumnos y también están realizando una gran labor en la búsqueda de prácticas en empresas. Las universidades deben tender a cubrir lo que demanda el mercado de trabajo, pero sin olvidar que aportan un valor añadido y dar capacidades, competencias y habilidades a los universitarios". La encuesta CHEERS señala que el recurso de las bolsas de trabajo de las universidades españolas tiene una incidencia mucho mayor que la media europea.

"Las empresas no piden de las universidades conocimiento. Tienen la idea de que si un empleado necesita algún tipo de formación, ya se la darán ellos. Las empresas demandan capacidad de aprender, de tomar decisiones, de liderar un equipo".

En esto coincide el proyecto europeo que asegura que las empresas requieren a sus trabajadores lealtad, responsabilidad, habilidad para resolver problemas, capacidad de comunicación y predisposición a involucrarse en el trabajo, competencias y cualidades que se espera aprenda el alumno en la universidad. Sin embargo, en general, los graduados entrevistados para este proyecto, aseguran que el nivel de competencias adquirido en la universidad es inferior a los requerimientos del puesto de trabajo y que las principales carencias se encuentran en los conocimientos de informática, el trabajo bajo presión y la capacidad de negociación.

Cómo trabajan las unidades de empleo de las universidades

Durante el seminario se presentará una investigación encabezada por la Universidad Miguel Hernández y desarrollada en colaboración con las universidades de Granada , Carlos III de Madrid , Politécnica de Valencia , Complutense de Madrid , León , Burgos y Zaragoza .

Una de las principales conclusiones de la investigación , según Domingo Galiana Lapera, profesor de la Universidad Miguel Hernández y responsable del Observatorio Ocupacional de esta universidad, es "proponer que la información que manejan las unidades de empleo de las universidades se utilice a la hora de, por ejemplo, planificar nuevas asignaturas, créditos...". "Hoy estas unidades - continúa el profesor Galiana - son vistas como unos servicios que ayudan a la formación de los estudiantes y a conseguir prácticas, pero también son útiles para extraer datos para la gestión".

La mayoría de las unidades de empleo de las universidades desarrollan su trabajo en cinco áreas diferenciadas: gestión de prácticas de trabajo a través de convenios educativos; gestión del empleo de los titulados a través de bolsas de trabajo; servicios de formación e información para los estudiantes; análisis y estudios y autoempleo, ayuda y formación para titulados con vocación de emprendedores.

"A través del contacto directo con estudiantes y con empresas - afirma Domingo Galiana - se genera un conocimiento muy útil. Sabemos qué mercado se demanda y qué piden las empresas. Si la empresas mandan determinadas ofertas y se repiten unos perfiles y cualidades necesarios en los titulados, los responsables del estudio coincidimos en la importancia de que esta información llegue a las personas que deben tomar las decisiones sobre, entre otras cosas, los planes de estudio de cada carrera. La información que manejamos es muy útil para mejorar la calidad de la enseñanza".

La personalidad del candidato y su titulación son los factores más valorados, según el proyecto CHEERS, por los empleadores en la contratación de un universitario y lo que más valoran las empresas españolas son el campo de especialización del candidato, los conocimientos de informática, la experiencia laboral durante la carrera, el expediente académico y la recomendación por parte de terceras personas.

"Los estudiantes no toman conciencia de lo que les hace falta para encontrar un trabajo hasta que empiezan a tener alguna experiencia - asegura Domingo Galiana - Entonces descubren lo importante que es la formación complementaria que puede ofrecer una unidad de empleo: cómo elaborar un curriculum, cómo escribir una carta de presentación, cómo actuar en una entrevista?".

"Nosotros tratamos de sensibilizar a los alumnos. Tenemos muy claro que hay que conseguir empresas que de prácticas, pero también hay que conseguir estudiantes que quieran hacer esas prácticas. Los estudiantes valoran mucho su tiempo libre: fines de semana, vacaciones... pero nosotros intentamos concienciarles de la importancia de realizar prácticas. De que, durante la carrera, se preparen de cara al futuro, ya que les va a ser muy útil tanto la experiencia que adquieran como los contactos que hayan realizado".

Seguimiento de la inserción laboral

Entre los ponentes que participan en el seminario destacan José Ginés Mora, miembro de la Comisión de Coordinación Técnica del II Plan de Calidad, Ulrich Teichler, de la Universidad de Kassel y director del proyecto transnacional CHEERS, Alberto Cabrera, de la Universidad de Wisconsin, Juan Pedro Montañés y José López, de la Universidad Pontificia Comillas, Sebastián Rodríguez, de la Agencia de Calidad del Sistema Universitario de Cataluña y Dolores López, del Observatorio Ocupacional de la Universidad Miguel Hernández, entre otros.

Los conferenciantes analizarán aspectos relacionados con su ámbito de actuación y expondrán nuevas estrategias en la recogida de la opinión de los graduados de Estados Unidos, el estudio de seguimiento de la inserción laboral de los graduados universitarios de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña, y el estudio de la inserción profesional del Centro Andaluz de Prospectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003