Necrológica:NECROLÓGICASPerfil
i

Frederick Knott, dramaturgo británico

Frederick Knott, dramaturgo poco prolífico que sólo escribió tres obras de teatro pero que se hizo famoso con su éxito de Broadway Dial M For Murder (Crimen perfecto, 1952), y más tarde con el thriller de Wait Until Dark (Sola en la oscuridad, 1966), murió la pasada semana en su apartamento de Manhattan, en Nueva York, a los 86 años. "Odiaba escribir", dijo su esposa, Ann Hillary Knott, lo que quizá resulte incomprensible, viendo su éxito.

La inteligente y complicada obra Crimen perfecto fue rechazada por siete productores londinenses antes de ser aceptada por la BBC. Knott dijo en alguna ocasión que llegó a estar tan desanimado que estuvo a punto de romper el guión. Para empeorar las cosas, vendió los derechos para hacer una película por la ridícula cantidad de 1.000 libras, después de la producción televisiva. Aunque escribió la versión para la pantalla para Alfred Hitchcock en 1954, él ganó mucho menos dinero de lo que hubiera podido ganar.

Ganó suficiente dinero para vivir confortablemente con tres obras, y ése era su único objetivo. Crimen perfecto fue traducida a 24 idiomas y todavía se sigue representando por todo el mundo.

Sola en la oscuridad fue un éxito de Broadway y después una famosa película protagonizada por Audrey Hepburn en 1967.

Frederick Knott nació en Hankow, China, el 28 de agosto de 1916. Sus padres eran misioneros cuáqueros británicos, y enviaron a su hijo de vuelta a Inglaterra para su educación. Se graduó en la Universidad de Cambridge en 1938 y sirvió en la Royal Artillery británica desde 1939 hasta 1946.

Tras la Segunda Guerra Mundial abandonó el Ejército y se instaló en una casa de campo cerca de sus padres en Sussex. Durante 18 meses permaneció encerrado en su habitación, trabajando duramente mientras su madre se encargaba de llevarle la comida. De este encierro nació Crimen perfecto.

Entonces comenzó la batalla para estrenar su obra. Varios productores rechazaron la obra y llegaron a calificarla de trivial. Pero entonces la BBC se ofreció a utilizarla como obra televisiva de 90 minutos de duración en 1952. Recibió críticas entusiastas y pudo vender los derechos para una película a una productora londinense presidida por sir Alexander Korda.

El productor James Sherwood canceló la obra que tenía previsto representar en un teatro de Londres y solicitó producir Crimen perfecto. Después de tres semanas de ensayo, se estrenó con gran éxito de crítica.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 25 de diciembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50