Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | Cuarta jornada de Liga

El Betis baila al Barcelona

Alfonso, Joaquín y Varela, en una jugada excepcional, culminan una actuación memorable

La gracia le pudo a la mueca, y si se quiere, la magia al método, el arte a la mecánica, el regate al pase, la improvisación a la perfección, Víctor Fernández a Van Gaal, Joaquín-Capi-Denilson a Saviola-Kluivert-Luis Enrique; el fútbol de la calle, incontrolable, el de toda la vida, al juego de laboratorio. El Betis se arrancó con coraje y belleza frente a un Barça que fue encogiendo, incapaz desde la seriedad de aguantar a un rival dicharachero, desbocado, tan guapo como Sevilla. Planteado el partido como un duelo entre equipos en estado de gracia, los verdiblancos son hoy un equipo más saludable, divertido y más futbolero que el azulgrana.

BETIS 3| BARCELONA 0

Betis: Prats; Varela, Juanito, Arzu, Luis Fernández; Ito, Assunçao (Fernando, m.86); Joaquín, Capi, Denilson (Benjamín, m.77); y Alfonso (Casas, m.83). Barcelona: Víctor Valdés; Mendieta, Puyol, Frank de Boer, Navarro; Xavi (Gerard, m.73), Cocu, Motta (Gabri, m.45); Saviola (Geovanni, m.62), Luis Enrique; y Kluivert. Goles: 1-0. M. 26. Víctor Valdés derriba a Capi en el área. Alfonso transforma el penalti. 2-0. M. 66. Joaquín recibe de Capi, quiebra en el regate a De Boer y remata con la izquierda. 3-0. M.83. Varela enfila el campo contrario y elimina a cinco contarios hasta rematar a gol. Árbitro: Rubinos Pérez. Amonestó a Assunçao, Motta, Gabri, Varela. Luis Enrique y Casas. Nuevo Colombino de Huelva. Practicamente lleno: cerca de 20.000 aficionados.

Nadie lo hubiera dicho, en cualquier caso, si se toma como referencia el primer cuarto. La liturgia del partido agrandó al Barça. Muy fiero, marcó la línea de juego en campo ajeno con un solo movimiento: Mendieta pasó la divisoria y anunció que iba a jugar de volante y no de lateral. Frente al dominio escénico de los azulgrana, el Betis se recogió, como diciendo que ya le iba bien, que aguardaría el momento de meterse en la contienda, convencido como está de que a la que pilla el balón tiene a futbolistas desequilibrantes tanto en ataque estático como a la contra. Y así fue como se desplegó en una pérdida de pelota de Xavi a la que Capi le puso el lazo y Valdés el cuerpo. De nuevo, el portero no supo medir la salida y provocó un penalti que Alfonso transformó con la precisión de un especialista, como si le diera igual quien se pusiera en la línea de meta, convencido de marcarlo.

El gol desmontó al Barcelona, que se quedó con la boca abierta, sin resuello, sin línea de pase, tan temeroso que le quemaba el balón. A la que el Betis adelantó la línea de presión, tal y como se vio en el gol, el cuero pasó a circular en la cancha del equipo azulgrana, al que ya de nada le servía la defensa de ayudas que había ensayado nada más pisar el campo.

El Barça se desplomó desde la divisoria y el Betis cambio de marcha con una facilidad estremecedora. De correr, pasó a tocar, amenazando siempre con desbordar ante un rival que no tuvo más remedio que recomponer líneas en el descanso, al que se llegó con una tangana amenizada por la fogosidad de Assunçao y el cosquilleo de Joaquín, cuyo intervencionismo, para bien o para mal, no tiene mesura.

Joaquín se ofreció para cerrar el partido con un gol precioso, tanto por la elaboración de Capi como por la ejecución del extremo. Un tanto que enfebreció a la hinchada y obligó al Barcelona a rendirse. Ni con Gabri de fontanero, pudieron los azulgrana tapar las vías de agua que abrieron Joaquín y Denilson en los flancos y Capi por el ombligo del campo. Falto de tiro, el Barça quedó a merced del fútbol precioso del Betis, que se adornó con gusto, sabedor de su superioridad frente a un rival que no dijo ni mu, consciente igualmente de que no tenía nada que pelar pese a dejarse la zamarra en la cancha. A Van Gaal no le quedó más remedio que reconocer que su alineación no es ni mucho menos invencible sino que de momento es menor a la de un Betis, que despidió el partido con un regalo exquisito, un gol excepcional de Varela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de septiembre de 2002