Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coppola visita Sevilla de incógnito y decide volver a la ciudad a escribir

Francis Ford Coppola (Detroit, Michigan, 1939), el director de películas que se han convertido en clásicos como El padrino o Apocalypse now, se instalará en Sevilla a principios del próximo año para escribir. 'No es que vaya a rodar nada en Sevilla, ni a escribir sobre la ciudad, sino que ha estado dos días de visita turística con su mujer y su hijo y está tan encantado que ha decidido pasar aquí una temporada', explicó ayer el productor malagueño Juan Lebrón.

Coppola, uno de los más grandes directores de la historia del cine, recogió el pasado domingo el Premio Especial Donostia en el 50º Festival de Cine de San Sebastián, donde hace 33 años ganó la Concha de Oro por su película The rain people. 'Su amigo el fotógrafo Vittorio Storaro le ha hablado tanto de Sevilla que no ha querido marcharse de España sin conocerla. Llegó el miércoles y ha estado de riguroso incógnito', explica el productor.

El director de Rumble fish ha coincidido en el hotel Los Seises, un edificio rehabilitado que está a espaldas del Palacio Arzobispal, con el director español Manuel Gutiérrez Aragón.

Coppola, que lleva cinco años sin rodar, está inmerso en la escritura de Megalópolis, su próximo proyecto y que, según dijo en San Sebastián: 'Será mi particular Guerra y Paz, y como Tolstoi, que tardó diez años en escribir su novela, necesito tiempo para darle el sentido que quiero'.

Coppola, quien gracias a la fortuna que ha ganado con sus viñedos puede producir su gran proyecto, no perdió la oportunidad de probar los vinos españoles y los mariscos. El director se despidió, de momento, de la ciudad la noche del jueves con una cena en el restaurante Casa Robles.

El cineasta ha aceptado la invitación del productor Juan Lebrón, responsable de las películas de Carlos Saura, Sevillanas y Flamenco, para que pase una temporada en su casa, en pleno barrio de Santa Cruz, 'donde podrá escribir a gusto'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de septiembre de 2002