Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:VUELTA 2002 | Decimotercera etapa

El cuento de Lombardi

El ciclista italiano, que vive en Madrid, ganó espléndidamente la veloz etapa de Santander

Es una historia posible, real, aunque parezca inverosímil. Dice así:

En el centro de Madrid, en el alegre y combativo barrio de Chueca, vive un ciclista italiano, de Pavía. Todas las mañanas se viste de ciclista, agarra la bicicleta de carreras, da un beso a su novia, Alicia, y se marcha a trabajar Castellana arriba. En su Specialized blanca y negra, rayas de cebra en la barra, culebrea, silencioso, limpio, ecológico, entre claxonazos e improperios, entre audis y bmw de ejecutivos agresivos y agresores; entre jumpers, boxers, kangoos y berlingos de repartidores, siempre impacientes, siempre cabreados, entre polos y twingos de mamás con niño, siempre tarde, siempre de los nervios; entre autobuses urbanos y escolares, siempre invasores. Cuesta arriba, Colón, Juan Bravo, San Juan de la Cruz, Nuevos Ministerios, El Corte Inglés, el Bernabéu, Cuzco, Plaza de Castilla y más allá, Ciudad Deportiva, el nudo de La Paz, cruces peligrosos, enlaces meteóricos, hasta llegar, una media hora más tarde, al tajo, al carril- bici de la carretera de Colmenar, aquel lugar que hasta hace un par de años era un matadero de globeros de fin de semana. Ida y vuelta, ida y vuelta, solo o acompañado de Perdiguero, Capitán, García Casas o Lobato, y vuelta a casa, Castellana abajo.

Vuelta 2002| 13

Burgos-Santander, 189,8 kms. ETAPA 1. Giovanni Lombardi (Acqua) 4h 11m 21s. 2. Davide Bramati (Mapei) m.t. 3. Paolo Bossoni (TAC) m.t. 6. Oscar Laguna (Relax) m.t. 1. O. Sevilla (Kelme), 45h 51m 22s 2. A. González (Kelme), a 1s 3. R. Heras (US Postal), a 1m 42s 4. Iban Mayo (Euskaltel), a 2m 4s Santander-Gijón, 189,8 kms. ETAPA DE HOY ETAPA DE MAÑANA Gijón-Alto del Angliru, 176 kms.

Una vida peligrosa. Una rutina que, de todas maneras, no le va nada mal. Que le gusta y le fortalece. No sólo sobrevive, sino que mejora. Giovanni Lombardi, pues así se llama, lleva tres años con ese régimen de vida. 'Y estoy encantado de vivir en Madrid', dice; 'tengo muchos amigos allí y mi cabeza me dice que viviré toda mi vida en Madrid'. Lombardi, de 33 años, no es un cualquiera, es uno de los mejores en su especialidad. Ha sido campeón olímpico, es un corredor muy rápido, ha sido el ayudante de Zabel y es el eje fundamental del tren de Cipollini. Es también inteligente y oportunista.

Se fue Cipollini y, con la libertad alcanzada, Lombardi fue ayer uno de los culpables de que la Vuelta no se tome un respiro. A 45 por hora, se infiltró en un grupo de 16, con escaladores y millones de italianos. Por detrás, el Kelme no pudo respirar: se le iban un portugués peligrosillo, Rui Sousa, y Guidi, con el que el Coast asaltaba la general por equipos. Y Lombardi fue el más rápido al final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002