Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 31 años después, el Valencia gana su quinta Liga

¿Quién añora a Mendieta?

El Valencia se mantiene cuatro años en la élite pese a desprenderse de sus estrellas, que fracasan en sus nuevos clubes

¿Quién añora a Mendieta en Valencia?, ¿quién le recuerda?, ¿quién habla de él? El cariño de que gozó uno de los últimos ídolos del valencianismo ha sido devorado por una exitosa temporada; su popularidad ha caído en picado entre una hinchada que le adoró durante años, que lo encumbró a un pedestal tras aplaudir a rabiar sus geniales goles, su fútbol de crack. Pero quienes en su día juraron rendirle pleitesía por los servicios prestados, han borrado en poco tiempo de su memoria el eléctrico fútbol de un jugador que despertó pasiones y que acabó en el verano de 2001 en el Lazio, que pagó por el 48 millones de euros.

Pero en apenas unos meses, el recuerdo de Mendieta entre los aficionados del Valencia se ha evaporado, carcomido por la vertiginosa velocidad del fútbol, que le ha gastado una mala pasada al rubio centrocampista vasco: su primera temporada en el calcio ha sido decepcionante, sacando incluso de quicio a la hinchada romana, que ha cargado contra el jugador en varias ocasiones durante el curso. Mendieta ha sido titular en apenas 11 encuentros, jugando un total de 991 minutos.

El recuerdo de Mendieta entre los aficionados del Valencia se ha evaporado en apenas unos meses

El equipo no ha acusado la marcha de Ranieri, Cúper, Piojo, Farinós, Gerard...

Quienes también se han estrellado tras alcanzar sus mejores prestaciones en el Valencia han sido Piojo López, Farinós y Gerard, actualmente en el Lazio, el Inter y el Barça. Los tres han fracasado en sus nuevos clubes tras abandonar el Valencia en el verano de 2000. El atacante argentino ha sido titular en 11 ocasiones, disputando 1.053 minutos, en los que ha marcado 10 goles, siete de ellos en la primera vuelta; Farinós ha jugado aún menos: apenas 475 minutos en los 10 partidos en los que ha participado; y Gerard se ha estancado en el Barça: sólo ha jugado 350 minutos.

Más suerte ha tenido Héctor Cúper, el técnico que propulsara al Valencia a dos finales consecutivas de la Liga de Campeones, en 2000 y 2001. Su trabajo en el Inter ha estado a la altura de su prestigio: ha luchado por el scudetto hasta el final, perdiendo el título en la última jornada. Cuando se fue del Valencia, su hueco se antojaba irremplazable; muchos anunciaron el final de un ciclo, una hecatombe por lo menos.

Pero nada de eso ha ocurrido. El Valencia ha rematado con el título de Liga una de las etapas más brillantes de su historia, sin que el equipo acusara la marcha de entrenadores (Ranieri y Cúper) y jugadores decisivos (Piojo, Farinós, Gerard o Mendieta)

¿Cuáles son las claves que han llevado al Valencia a ganar la Liga sin gente como Cúper y Mendieta, tan buenos y venerados, cuando la crítica preveía el final de un ciclo y los aficionados recelaban del nuevo entrenador (Benítez) y los fichajes (De los Santos, Rufete, Curro Torres, Salva)? Varias: 1ª) La consistencia y el oficio de la vieja guardia: el portero Cañizares y una línea defensiva curtida en mil batallas, con Djukic, Ayala, Pellegrino y Carboni a la cabeza. Futbolistas con un gran peso en el vestuario, determinantes en las últimas campañas por su solvencia defensiva. 2ª) El protagonismo de los canteranos. Gente como Albelda, quien ha asumido con naturalidad un papel relevante, desempeñando un trabajo muy acorde con el perfil del equipo: incisivo, correoso y muy pendiente de los aspectos defensivos. También en este grupo aparece Angulo, siempre dispuesto a jugar en cualquier demarcación, ora como lateral derecho ora como delantero centro. Angulo, un asturiano que recaló en el filial valencianista muy jovencito, ha sido un secundario hasta que sin ruido se ganó la titularidad en las últimas jornadas. Nada nuevo. Tanto con Ranieri como con Cúper, Angulo acabó siendo un primera espada. 3ª) Los fichajes. Entre ellos, Baraja y Aimar, que aunque llegaron la pasada temporada han ofrecido su mejor versión en ésta. Ambos han ocupado el trono que en su día ocuparon Mendieta o Piojo López. Baraja, de 26 años, fue fichado al Atlético tras la campaña 99-00 por 12,02 millones de euros. El internacional vallisoletano llegó para cubrir la marcha de Farinós.

¿Y Aimar? Fichado en enero de 2000 al River Plate por 23 millones de euros, no tuvo casi protagonismo con Cúper. Su irrupción ha llegado esta temporada, aunque también tuvo que soportar carros y carretas, pues los escépticos con respecto a la aportación del liviano argentino eran tropa.

Otros de los fichajes que han dado un excelente resultado son Curro Torres y Rufete. Ambos llegaron el pasado verano: el primero fue repescado del Tenerife, donde estaba cedido, y el segundo, fichado al Málaga, costó ocho millones de euros.

Curro Torres, de 25 años, ha cumplido con creces en la posición de lateral derecho, donde no ha tenido competencia, pues Angloma ha sufrido un tormento con las lesiones, además de que Benítez no le ha dado bola. Rufete, por su parte, ha contribuido notablemente durante todo el curso: ha marcado cinco goles, algunos de ellos decisivos.

En el apartado de los fichajes tiene mucho que decir el secretario técnico, Javier Subirats, responsable de este área desde hace precisamente cuatro años, es decir, desde que el Valencia empezó a coquetear con la gloria. Además, Subirats fue el principal valedor de Benítez cuando muchos directivos y aficionados desconfiaban de un entrenador cuyo currículo presentaba dos ascensos a Primera, con el Tenerife y el Extremadura, pero también varios batacazos: fue destituido por el Valladolid y Osasuna en las temporadas 1995-96 y 1996-97. 'Me gusta levantarme pronto cuando me caigo', suele decir Benítez, que ha llevado al Valencia a su quinto título de Liga en 83 años de historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 2002