Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Segunda División

El Atlético se sumerge en el caos

Un gran Elche golea a un líder impotente que sufrió las expulsiones de Correa y García Calvo

Por mucho que diga Luis Aragonés, el Atlético está en un bache profundo. Se ve en su juego y en sus resultados y se siente, se nota. El timbre de alarma suena cada jornada con más insistencia en el equipo rojiblanco. Ha pasado de un zumbido a un sonido insoportable, una verdadera jaqueca. Ayer volvió a escucharlo cinco veces, una por cada tanto que le endosó un gran Elche, que apura sus opciones de engancharse al concurrido tren del ascenso a la Primera División. Todo lo contrario que el Atlético, que tira sin contemplaciones su colchón de puntos de la primera vuelta: su cuarto encuentro consecutivo sin ganar y sin ofrecer nada positivo. Su dejadez es más que manifiesta. La recta final del campeonato le ha atrapado con más de un cuerpo de ventaja sobre sus perseguidores, pero sin aliento ni energía. Ha puesto un pie en el freno y ahora tiene que ajustarse de nuevo el espejo retrovisor porque por atrás, a poco que espabilen sus rivales, le van a pisar los talones.

ELCHE 5| ATLÉTICO 1

Elche: Valerio; Rondo (Melgar, m. 60), Benja, Noguerol, Tasevski; Redondo, P. García (Israel, m. 83), R. Ivars, Moha; Serrano (Ramón, m. 68) y Nino. Atlético de Madrid: Burgos; Armando, García Calvo, Hibic, A. López (J. Muñoz, m. 60); Aguilera, Movilla, Nagore (D. Alonso, m. 38), Luque (Dani, m. 46); Correa y Torres. Goles: 1-0. M. 20. Serrano bate a Burgos con una parábola a pase de Ivars. 2-0. M. 27. Rondo saca una falta, el balón rebota en Ivars, Burgos no lo atrapa y Nino marca en la línea de meta. 3-0. M. 67. Centro de Serrano desde la izquierda y Nino remata sin oposición. 4-0. M. 75. Pase de Moha a Ivars, que acierta de fuerte disparo. 4-1. M. 82. Dani, desde fuera del área. 5-1. M. 89. Israel, a pase de Ivars. Árbitro: Teixeira Vitienes. Amonestó a Armando, Correa, Noguerol y D. Alonso. Expulsó a Correa (m. 37) con roja directa y a García Calvo (m. 84) por doble amarilla. 22.000 espectadores en el Martínez Valero.

El Elche hizo valer el gran trabajo de Ivars en el centro del campo y la movilidad de Nino en el ataque para desmontar a un Atlético que mostró todos los símbolos de un cuadro sumido en el caos: acabó con dos jugadores menos -uno de ellos, Correa, tras una expulsión absurda por protestar una falta de García Calvo en la primera parte-; falló un penalti, horriblemente lanzado por Diego Alonso al centro milimétrico de la portería de Valerio, y acabó descabezado, ofreciendo múltiples concesiones defensivas y recurriendo al vulgar balonazo. Los delanteros del Atlético, para colmo, vagan por el rectángulo pagando su sequía anotadora.

Ausentes Carreras y Stankovic, el Atlético se escoró hacia la banda derecha, pateada a fondo por Aguilera y merodeada en ocasiones por Fernando Torres. No les pudo acompañar esta vez Armando, terriblemente ocupado en el marcaje del marroquí Moha, un pequeño extremo izquierdo que llevó de cabeza a la defensa rojiblanca. Él y Nino, que suma ya 18 tantos en la Segunda.

El Atlético aguantó de pie los primeros 20 minutos, justo el tiempo que ambos equipos tardaron en tantearse y descubrir sus cartas. Cuando lo hicieron, el Elche comprobó que tenía una gran oportunidad de devolver al Atlético los cuatro tantos que le endosó en Madrid. El regreso de Movilla, sancionado la pasada jornada, no aclaró las ideas del cuadro rojiblanco, que mareaba el balón sin profundidad ahogado por la presión del franjiverde. Los locales se pegaron al Atlético de cabo a rabo: de los centrales a los delanteros, todos presionaron constantemente a sus adversarios. El equipo de Luis no supo sacar limpio el balón, ni siquiera tras pasar por las botas del pulcro Movilla. A su lado, Nagore no daba abasto, envuelto en una batalla que perdió frente a García y, sobre todo, ante un incomensurable Ivars, que incluso tuvo tiempo y fuerzas para sumarse al ataque.

A la primera bofetada del Elche siguió otra en forma de grave error defensivo en el segundo tanto. Ni la defensa ni Burgos acertaron a despejar un sencillo balón. Correa, pocos minutos después, se autoexpulsaba y dejaba roto a su equipo. Así, el segundo tiempo fue un vaivén para el Atlético, sometido a su impotencia y su falta de reacción. Los rojiblancos, diga lo que diga Luis, están en un bache.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de marzo de 2002