Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ONG con perspectiva de género

Milagros Ramos Jurado, de 39 años, cambió el periodismo por la cooperación después de asistir en primera fila a la destrucción de Bosnia. Harta de la cruda simplificación con que un reportaje condensa la realidad, fundó en Córdoba junto a otras 20 personas (de ambos sexos) la organización Mujeres en Zona de Conflicto (MZC) para prestar ayuda a las víctimas bosnias. 'Las mujeres estaban solas, sometidas a la vulnerabilidad más absoluta, se calcula que fueron violadas más de 60.000', revive.

Eligieron a las mujeres como destinatarias directas por considerar que sufren 'el excedente de violencia' en las zonas de conflicto al tiempo que intentan 'mantener los cánones elementales de normalidad'. A Milagros Ramos le impresionó especialmente la solidaridad que percibió en Bosnia entre mujeres: 'Eran capaces de superar las contradicciones que no se conseguían salvar en el campo de batalla o en la mesa de negociación'.

La ONG interviene, en la actualidad, en Palestina, Marruecos, Bosnia Herzegovina y Kosovo a través de proyectos que inciden sobre la formación (alfabetización, apoyo a enseñanzas superiores) y el empleo. Todos los proyectos se desarrollan desde una perspectiva de género y, en Bosnia Herzegovina, han puesto en marcha un centro de atención y prevención de violencia doméstica en colaboración con el Ayuntamiento de Mostar y una asociación local.

En pocos meses comenzarán también a trabajar en un programa educativo con menores de zonas afectadas por la guerrilla en Colombia, que financia la Junta de Andalucía. MZC cuenta con más de 400 socios andaluces, aunque también se ha implantado ya en otras comunidades autónomas. En la actualidad tiene 11 cooperantes trabajando -entre ellos Auxi Blanco- en diferentes lugares, como la zona palestina de Hebrón, donde están formando a 50 mujeres para el cultivo y secado de hierbas medicinales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de septiembre de 2001