Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

PIERCE BROSNAN SE CASA DESPUÉS DE TRES INTENTOS FRUSTRADOS

Para Pierce Brosnan a la cuarta va la vencida. El actor irlandés, último James Bond de la gran pantalla, se casó ayer con la periodista estadounidense Keely Shaye-Smith, 13 años menor que él, en un castillo al oeste de Irlanda.

Brosnan dio el 'sí, quiero' a Shaye-Smith después de los tres intentos frustrados anteriores. En el primero, su mansión californiana quedó inundada. La segunda vez, el hijo de 17 años del primer matrimonio del actor resultó herido en un accidente de carretera. La tercera, Shaye-Smith se quedó embarazada del segundo hijo de la pareja, que nació el pasado mes de febrero.

La ceremonia se celebró en la abadía de Ballintubber, construida en 1216, entre fuertes medidas de seguridad. Después celebraron el banquete de bodas para sus 100 invitados en el exclusivo hotel Ashford Castle, un castillo del siglo XIII.

Para el protagonista de El sastre de Panamá, de 39 años, ésta es la segunda ocasión en la que pasa por la vicaría, después de casarse a los 23 años con Cassandra Harris, 10 años mayor que él y chica Bond en Sólo para sus ojos (1981). Harris falleció en 1991 a causa de un cáncer de ovarios.

El actor, que lleva al servicio de la reina de Inglaterra en la ficción desde 1995, ha asegurado que no conoce otra manera de decir 'sé mi esposa'. El agente 007 y su mujer se conocieron en México en 1994 con motivo de una entrevista que Smith, especializada en temas de medio ambiente, le hizo al actor.

De Navan a Hollywood

Un grupo de guardias patrullaba desde el viernes los alrededores del castillo para mantener alejada a la prensa. Parece ser que la pareja ha concedido la exclusiva a la revista británica Hello. También habían sido instaladas pantallas especiales en las vidrieras de la abadía para que la ceremonia no pudiera ser escuchada desde el exterior.

Brosnan nació en Navan, un modesto pueblecito del condado de Meath. Se declara monógamo, católico, familiar, ecologista y buen padre de sus hijos. Reconoce que vive sólo para intentar ser una buena persona, un buen actor y un buen padre, y afirma que le gustaría tener 'licencia para hacer la paz'. Su escritor preferido es Paul Bowles y una de sus aficiones consiste en pasear por la playa.

Brosnan, que comenzó a encarnar al agente secreto británico con el filme Goldeneye, afirma no sentirse molesto porque la gente le identifique con este personaje. 'Sólo los grandes actores logran tener a lo largo de su vida más de tres personajes. Los buenos, dos, y el resto nos conformamos con uno, declaró el actor hace ya tres años.

Como a Bond, a Brosnan le gusta el martini con vodka agitado, no revuelto, y las mujeres guapas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 2001