Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El socio del Barça podrá revender su asiento cuando no vaya a los partidos

Bajo el nombre de Seient lliure (asiento libre), el Barcelona presentó ayer un sistema de venta de entradas sin precedentes en el mundo del fútbol que le permitirá controlar el mercado secundario y aumentar el número de espectadores del Camp Nou.

Por el mismo procedimiento que cualquier ciudadano puede comprar una entrada para el cine en el ServiCaixa de La Caixa, también podrá adquirir una localidad para los partidos que el Barça dispute en el Camp Nou. Lo revolucionario del sistema radica en que esa localidad adquirida será la que normalmente ocupa un socio que, mediante este procedimiento, ahora podrá cederla siempre que lo desee.

Al socio le bastará con acercarse al ServiCaixa y, mediante un código y una clave personales, señalar en el listado de partidos cuáles desea poner a la venta. A partir de ese momento, su localidad quedará disponible, en los partidos señalados, para quien la desee adquirir. El abonado tendrá hasta tres horas antes del partido para retirarla del mercado si reconsidera su decisión y la localidad no ha sido vendida aún. Del precio de la entrada, que será igual al de taquilla, el Barça percibirá el 50% y casi el 50% restante irá para el abonado. El club azulgrana se reserva el derecho de decidir, por motivos de seguridad, qué partidos no entrarán dentro de este sistema, que abarcará la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones. Es lo que puede suceder previsiblemente con encuentros de alto riesgo como el del Madrid.

El vicepresidente del Barça, Joan Castells, admitió que este sistema encierra una contradicción: la voluntad de alquilar los asientos vacios de los socios se opone al deseo de que el Camp Nou se llene por el buen juego del equipo y sin necesidad de recurrir al mercado secundario.

Un cuarteto defensivo

Por otra parte, José Ramón Alexanco, confirmó ayer que el sistema que utilizará el Barcelona, al menos en el inicio de temporada es un 4-4-2. El segundo entrenador del equipo azulgrana agregó: 'No estamos cerrados a ningún otro planteamiento. Pero, para mayor seguridad, comenzaremos con cuatro defensas'. El técnico considera que la zaga azulgrana no estuvo a la altura deseada la pasada campaña y, que con la llegada de Andersson y Christanval, está más compensada.

El sistema con sólo dos delanteros puede suponer un problema para uno de los tres candidatos a esos puestos: Rivaldo, Saviola y Kluivert. El holandés, que prefiere una línea con tres delanteros y extremos abiertos, se mostró ayer decidido a adaptarse al nuevo estilo de juego y agregó: 'No me gusta ser suplente, pero estoy preparado para estar en el banquillo si es una decisión del entrenador'.

Joan Gaspart llegó ayer a Nyon. El presidente del club tiene previsto abordar la situación de los transferibles: Dutruel, Arnau, Zenden, Alfonso y Dani. Gaspart presenciarán hoy (18.30 horas, TV-3) el partido que enfrentará en Zúrich al Barça y al Grasshopper.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001