Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de seis meses de cárcel a Hachuel por una deuda con Banesto

La Audiencia de Madrid ha condenado a seis meses de cárcel al financiero Jacques Hachuel Moreno como autor de un delito de alzamiento de bienes. La Sección Primera de este tribunal declara probado que Hachuel, compinchado con otras dos personas, urdió una oscura trama tendente a evitar que el antiguo Banesto cobrase un crédito por importe de 7.500 millones de pesetas avalado, entre otros bienes, por una fenomenal pinacoteca.

Ésta es la primera sentencia condenatoria que recae en España sobre Hachuel, según fuentes jurídicas. El financiero, para quien el fiscal pedía dos años y seis meses de cárcel, fue absuelto de este delito en primera instancia. Sin embargo, el ministerio público y Banesto recurrieron la sentencia ante la Audiencia madrileña, instancia esta que ahora ha revocado el fallo absolutorio e impuesto seis meses de cárcel a Hachuel, a Rafael García Arteaga y a Álvaro Hachuel.

De estas dos últimas personas, así como de firmas instrumentales de su grupo radicadas en paraísos fiscales, se sirvió el financiero, según la sentencia, para ocultar los 74 cuadros que exhibió como garantía del crédito. En la pinacoteca había obras de Antoni Tàpies, Picasso, Chillida, Gordillo y Miró.

La Audiencia de Madrid afirma que Hachuel suscribió un crédito con Banesto, a pagar en dos años, el 14 de febrero de 1992 por importe de 7.500 millones. La operación se garantizó con una hipoteca sobre inmuebles propiedad de Hachuel -entre ellos, una de sus mansiones- y de sociedades vinculadas a él. También se dio como garantía una pinacoteca propiedad de Variations International, del grupo empresarial de Hachuel. Según el tribunal, Variations se comprometió 'a mantener su volumen de activos en un importe no inferior a 2.300 millones de pesetas'.

Esta sociedad era titular de una colección de cuadros tasados en 1.356 millones y de otra de esculturas valoradas en 1.060 millones. Hachuel se comprometió por escrito a comunicar a Banesto cualquier cambio en los activos de Variations. Hachuel era entonces presidente del consejo de Portic, que poseía el 100% de Variations.

Garantía sobre acciones

Al vencer el crédito, con un saldo deudor de 8.940 millones, Banesto lo ejecutó por la vía judicial. Sólo pudo recuperar 1.097 millones. Cuando quiso ejecutar la garantía constituida sobre las acciones de Variations se topó con que ya no había cuadros. Y es que Hachuel, en connivencia con el también condenado García Arteaga, administrador de Portic y vinculado a empresas de Hachuel, había ocultado las obras ante la amenaza de que el banco se las quedase.

Según la sentencia, se fingieron deudas entre empresas de Hachuel para vaciar de activos a Variations a favor de otras sociedades del grupo. Es decir, con los cuadros se pagaron falsas deudas. Así, se descapitalizó progresivamente, con objeto 'de ocultar los bienes y hacer inviable la ejecución crediticia sobre el activo de obras de arte', apostillan los jueces. En el juicio, los acusados mantuvieron que nunca hubo deuda con Banesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2001