Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero emprende el cambio ideológico del PSOE para disputar el centro al PP

El secretario general presenta un manifiesto con las ideas de su proyecto de 'socialismo liberal'

La experiencia de otros países demuestra que la 'redefinición ideológica' es fundamental para que la socialdemocracia recupere la mayoría política, hoy en poder del Partido Popular (PP). De ahí que José Luis Rodríguez Zapatero vaya a proponer al PSOE que emprenda inmediatamente un 'rearme ideológico'. Se trata -según el Manifiesto Político que el líder socialista presentará mañana- de adecuar los tradicionales principios de 'libertad, igualdad y solidaridad' a la sociedad actual. Al final del debate que empieza ahora, el PSOE deberá contar con un nuevo ideario y un nuevo proyecto que combinen los conceptos de 'ciudadanía, libertad y socialismo' para arrebatarle a la derecha el centro político.

'La economía debe estar al servicio del progreso de los individuos y la cohesión social'

La actual dirección del PSOE ha ido afinando lo más posible y continuará el concepto de 'socialismo liberal' esgrimido por Rodríguez Zapatero y que sirvió a muchos de sus críticos para situarle en la derecha de la socialdemocracia. 'La gran aportación histórica del liberalismo político que abrió paso a la modernidad consistió en defender un concepto de libertad basado en que los ciudadanos tienen los mismos derechos civiles y políticos con independencia de su nivel de renta, riqueza o posición civil', señala el Manifiesto Político. Después vino otro gran logro: el sufragio universal y a partir de ahí, la socialdemocracia extendió el abanico de derechos a los ámbitos económicos, sociales y culturales, creando el Estado del bienestar.

'Hoy hay que dar un paso más, ampliando la necesaria igualdad de los ciudadanos. El objetivo de una política progresista es hacer posible que los ciudadanos disfruten de libertad real para llevar a cabo su proyecto personal de vida en una sociedad democrática, tolerante y solidaria', señala el documento, cuya función es la de servir de base de discusión ideológica ante la Conferencia que celebrará en un mes el PSOE y en la que se apreciará el grado de apoyo de toda la organización a la renovación total del proyecto político que 'aspira a ser mayoritario en la sociedad'.

En el 35º congreso del PSOE, en el que se eligió a la nueva ejecutiva encabezada por Zapatero, no hubo tiempo para hablar de ideología, principios o valores. Todo se pospuso para una conferencia un año después, justo la que se celebrará dentro de 20 días. El secretario general presentará un manifiesto en el que se compromete a trabajar 'por una sociedad más igualitaria, que no esté sometida al interés de los poderes económicos' en la que 'las personas son lo primero' y, por tanto, la economía debe estar 'al servicio del progreso de los individuos y la cohesión de las sociedades'.

En estos momentos, todas las organizaciones regionales y de nacionalidad del PSOE trabajan en los documentos ideológicos y organizativos elaborados por la ejecutiva federal y las enmiendas van llegando a la sede de Madrid. Nada está cerrado ni lo estará hasta la conferencia de julio, en la que se aprobará su proyecto político-ideológico y otro de carácter orgánico por el que regularán su vida interna y sus modos de relacionarse con la sociedad. De momento, se mira con lupa el documento ideológico.

Zapatero lo presenta como anticipo en Madrid ante un auditorio plural. Alrededor de 160 personas del mundo académico, la Justicia, la empresa y la cultura han confirmado su asistencia a un acto en el que, tras la alocución del secretario general, habrá una mesa redonda moderada por el secretario de Economía del PSOE, Jordi Sevilla, con Fernando Vallespín, José María Maravall, Amelia Valcárcel y Nicolás Sartorius.

Desde que Zapatero y su grupo optó por el liderazgo del partido sus documentos han ido avanzando en una línea más socialdemócrata para dejar poco resquicio a las acusaciones de derechización. Invertir 'en la gente y en los proyectos con posibilidad de aportar al colectivo resultados positivos' es otra de las ideas que se repite. La implantación de la Renta Básica de Ciudadanía, es decir, garantizar unos ingresos mínimos a todos, constituirá a medio plazo una de las ofertas más destacadas del PSOE.

Ante la globalización, el PSOE propone impulsar 'un nuevo contrato social' que actúe en dos planos: el supranacional, con la articulación de reglas que adecúen los avances productivos al desarrollo social. En el nacional, invirtiendo en capital humano y físico, garantizando los nuevos avances a toda la población y con el impulso de sistemas viables de protección social.

Los socialistas aseguran que quieren garantizar una economía fuerte 'al servicio del progreso de los individuos y la cohesión de personas y territorios, abierta a las nuevas ideas e iniciativas empresariales y profesionales, que cree oportunidades de trabajo y genere beneficios sociales'. En este manifiesto no se hacen precisiones sobre políticas concretas y, al hablar de fiscalidad, no hay referencia a la propuesta sobre un tramo único en el IRPF. Pero los delegados a esta conferencia -los representantes del poder real del partido- no se conformarán con esta declaración de principios, sino que demandarán más precisión sobre la única propuesta que hasta ahora ha provocado disenso en el nuevo PSOE.

En la redefinición ideológica los más clásicos encontrarán argumentos para la crítica pero los autores contrapondrán otros muchos que les permitirán, al menos eso creen, impedir que les tachen de 'liberales'. 'Proponemos una sociedad más igualitaria porque las sociedades desiguales generan apatía política o sometimiento al interés de los poderes económicos. Proponemos una sociedad en la que la influencia política del poder económico esté limitada, y en la que las grandes empresas deban responder ante los ciudadanos en cuanto consumidores y clientes'. El nuevo PSOE propone 'un Estado ágil y eficiente', fuerte 'frente a los poderes particulares' y 'eficaz' en el cumplimiento de sus funciones. Los socialistas aseguran tener 'confianza en la sociedad' y que sus individuos 'tengan recursos para elegir su futuro libremente'.

La asunción de estas tesis por el PSOE supondrá la primera prueba difícil que Zapatero tendrá que afrontar en el primer aniversario de su elección como líder del partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de julio de 2001