Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

MÁXIMA DISCRIMINACIÓN

Aunque la mayoría del pueblo llano holandés está encantada con Máxima, la espontánea argentina que se convertirá en la esposa del príncipe heredero Guillermo el próximo mes de febrero, no faltan las voces dispuestas a no perdonarle una a la hija del que fue ministro de Agricultura en la época del dictador Videla. Poco después de que un ex embajador ante las Naciones Unidas presentara una demanda contra su padre, ahora un catedrático de Historia de la universidad la acusa de recibir un trato privilegiado. La joven ha obtenido la nacionalidad holandesa por un procedimiento de urgencia, algo que no está dispuesto a consentir Alex van Hooff, que hace meses que espera que le arreglen los papeles a su prometida, procedente de Letonia. Según Van Hooff, que ha presentado una reclamación ante la Comisión para la Igualdad, no es de recibo que Máxima se salte a la torera todos los procedimientos y los larguísimos plazos de espera. 'Si hay democracia, que sea para todos', dice Van Hooff.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 2001