Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los consejos de Roberto

Parapléjicos dan charlas en institutos malagueños para intentar reducir los accidentes de tráfico

Roberto Gillén se coloca delante de medio centenar de adolescentes y les cuenta que quedó parapléjico hace 14 años en un accidente de tráfico. Es claro, pero no dramático. Les explica que a pesar de estar atado a una silla de ruedas ha sido padre, conduce, hace deportes y sale de copas con los amigos. Después admite que aquel día no se cortó su vida, pero sí su dinamismo.

La charla se enmarca dentro de una campaña organizada por la Mesa Intersectorial de Tráfico y la Asociación para el Estudio de Lesiones Medulares orientada a reducir los accidentes de tráfico. El público no se ha elegido al azar. Los alumnos del instituto Torre del Prado (Málaga) que le escuchan tienen entre 15 y 16 años, una edad a partir de la que se entra en el perfil de riesgo. En las zonas urbanas, la mayoría de los accidentados es un hombre de entre 15 y 24 años que conduce un vehículo de dos ruedas. En carretera, las víctimas son generalmente varones de 25 a 34 años a bordo de un vehículo ligero.

Mientras Roberto prepara las diapositivas, un chico de 16 años se ufana de que su moto es más grande que él y que el caballito le sale perfecto. ¿Casco? 'Unas veces lo llevo, otras no'. Una adolescente de 15 años sentada a su lado admite que conduce sin casco y sin permiso: 'Yo sólo tengo la moto'.

Entonces empieza la charla. José Ramírez, médico del 061 que ha asistido a cientos de víctimas de accidentes de tráfico, ayuda a Roberto en su exposición. Explica a los chavales que la médula es como el cable de las diapositivas y que si se corta, ni sube la información al cerebro, ni bajan las respuestas motoras. Y les aclara por qué no van con sus monsergas a un centro de la tercera edad: 'Porque las lesiones medulares se dan en gente de vuestra edad y no se curan'. Según los datos de la Mesa Intersectorial, cada año se registran 500 parapléjicos en España, de los cuales el 75% tiene menos de 35 años. Es más, uno de cada dos muertos entre 15 y 35 años fallece en accidente de tráfico.

'No venimos aquí para asustarlos, sino para advertirles de lo que les puede pasar si no hacen las cosas con un poquito de cabeza', precisa Francisco José Martínez, de 23 años y parapléjico desde hace tres. Después Roberto machaca una lista de consejos que incluye el uso del cinturón y del casco porque advierte que tras una lesión medular 'no te curan ni en el mejor hospital del mundo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de mayo de 2001