Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La metamorfosis celeste

Puntual en sus citas con los cambios históricos, el Celta pone a prueba al Barcelona de Rexach como hizo en 1996 con el equipo que el nuevo entrenador azulgrana heredó de Cruyff. El club vigués presenció el acta de defunción del Dream Team y asiste ahora al intento de recuperar aquel espíritu. Como ha advertido Rexach, un rival poco propicio para probar una defensa escueta, dado su hábito a jugar con cuatro puntas.Incomoda también al Barça el grupo de Víctor Fernández por sus registros de la segunda vuelta, que le convierten en el equipo más en forma del último tramo de la Liga. Si acabó la primera mitad al borde de los puestos del descenso, el Celta viaja ahora en una plaza de la Copa de la UEFA. Su reciente victoria sobre el Deportivo pareció confirmar su propósto de enmienda.

Pero la línea de tres cuartos celeste llega tocada al Camp Nou. No estará Karpin, Mostovoi es duda y sólo Gustavo López será titular. Giovanella es la otra incógnita: si el hispano-brasileño está, Fernández podría alinear a Berizzo en el lateral izquierdo y dar libertad a Velasco. De lo contrario, el excedente de extranjeros impedirá experimentos. En punta andará Catanha, que anotó seis goles en sus últimos dos encuentros ante Dutruel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2001