El Círculo del Liceo vota la entrada de las mujeres como socias de derecho

Seguir viviendo en el siglo XIX o entrar de lleno en el XXI. Permitir a las mujeres ser socias o continuar negándoles el derecho de no ser discriminadas por su sexo, que la Constitución les reconce en su artículo número 14. El Círculo del Liceo, club privado al estilo inglés creado en 1847 y vecino del teatro lírico de Barcelona, quiere entrar de lleno en el tercer milenio. Y anoche, a puerta cerrada y hasta la madrugada, sometió a voto, tras un acalorado debate entre partidarios y detractores, dar a las mujeres el derecho a ser socias.

Una de las señas de identidad del Círculo del Liceo, creado por un grupo de hombre cuyos nombres coinciden con los de los impulsores de la construcción del teatro, ha sido en sus más de 150 años de historia la imposibilidad de que las mujeres fueran socias, una opción que hoy resulta de una manifiesta incorrección política y que ha sido reprobada por todos los ámbitos de la sociedad. La junta de gobierno del club, presidida desde hace un año por el galerista Joan Anton Maragall, ha decidido con el nuevo siglo realizar un vistoso gesto para cambiar la imagen retrógrada y exclusivista que desde hace años persigue a la institución.

'Los varones' por 'las personas'. El cambio de esta expresión en los estatutos del Círculo del Liceo es la que ha de permitir a la mujeres ser socias de pleno derecho en el club. Esta modificación constituía el primero y más importante de los puntos del orden del día sometidos anoche a debate y votación en la reunión extraordinaria de los socios, cuyo resultado al cierre de esta edición todavía se desconocía. La clave para obtener un voto favorable o contrario a la propuesta impulsada por la junta de gobierno de la entidad radicaba en el número de votos delegados que cada una de las partes, la partidaria del cambio de estatutos y la contraria a la modificaciones, había reunido. La junta de gobierno tenía más de 250 votos delegados a favor de su propuesta.

Aunque las asambleas del Círculo del Liceo se celebran siempre en su propia sede, junto al Teatro del Liceo, con el que comparte edificio pese a la independencia estatutaria de ambas instituciones, en esta ocasión se tuvo que celebrar en el Salón de los Espejos del coliseo lírico, ya que la asistencia de socios fue muy superior a la habitual, que no suele exceder las 150 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 31 de enero de 2001.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50