Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia ficha a Aimar, la figura del River, por 3.500 millones de pesetas

Aimar supera el registro que estableció en julio pasado el ex atlético Baraja, que costó 2.000 millones. El mediapunta argentino cobrará unos 175 millones de pesetas limpios por cada una de las próximas siete temporadas, muy por debajo de lo que gana Mendieta -unos 350-, el jugador que marca el techo salarial. El presidente del River, David Pintado, tratará de arañar hoy en Valencia algunos millones más de una operación que el club de Mestalla considera muy beneficiosa: en verano, el jugador estuvo tasado en 4.375 millones. El River se embolsará unos 2.600 millones, mientras que el resto será repartido entre el jugador (el 15% del traspaso), la Asociación de Fútbol Argentino (el 2%) y los representantes del futbolista.

Pablo César Aimar -el segundo nombre se lo dio su padre en honor a César Menotti, que acababa de conquistar para Argentina el Mundial sub 20 de Japón-, es un pibe liviano: mide 1,70 metros y pesa 62 kilos, dotado de un talento extraordinario. Precisamente el técnico César Luis Menotti compara a Aimar con Laudrup; a Saviola con Romario, y a Riquelme con Zidane, salvando las distancias a favor de los veteranos, claro.

A los 11 años, Aimar llegó a la cantera de River procedente de Estudiantes de Río Cuarto, su ciudad natal, en la provincia de Córdoba -otras dos ex estrellas valencianistas también son cordobeses: Mario Kempes y Piojo López-. Y a los 16 años, Aimar debutó en la Primera División, en el Torneo Apertura, ante el Colón de Santa Fe. Causó tanta expectación en la cantera del River que poco antes de su debú, el negro Altamira se pasó un entrenamiento persiguiendo sin éxito los tobillos del muchacho irreverente, que siempre se libró del hachazo ante las risas de los compañeros.

Desde entonces, le han llovido los elogios. Nada menos que Maradona lo considera su favorito ('de los jugadores argentinos, es el que más me gusta', dice El Pelusa); Francescoli piensa que es su sucesor en el River ('Aimar es un jugador diferente, siempre va un segundo por delante', añade El Príncipe); y Kempes entiende que se trata del fichaje perfecto para combatir la exigua creatividad del Valencia.

Aimar ha marcado 22 goles en 84 partidos de la Liga argentina, y ha ganado el torneo Apertura de 1999 y el Clausura de 2000. Conquistó el Mundial sub 20 de Malaisia en 1997, formando una sociedad mágica con su rival de Boca y sin embargo amigo Riquelme. El designado mejor jugador de aquel Mundial fue, por contra, el delantero uruguayo del Sevilla Olivera, fichado inmeditamente después del torneo por el Valencia de Roig y Jorge Valdano. Marcelo Bielsa, seleccionador de la absoluta argentina, ya lo ha convocado para las eliminatorias del Mundial de Japón y Corea. Con todo, Aimar y Riquelme también conocen el fracaso. Argentina, la gran favorita, ni siquiera se clasificó para los Juegos Olímpicos de Sydney, eliminada por Chile.

'Tiene lo más importante'

'Aimar tiene lo más importante: la técnica', comenta quien fuera compañero suyo en el River, el madridista Solari, 'no creo que tenga problemas de adaptación porque es maduro y ya ha sido estrella de River. Ha soportado la presión que tenía que soportar', añade Solari, según informa Diego Torres.

La depresión se convirtió ayer en euforia tras conocerse la llegada de Aimar al Valencia, que juega el domingo en Son Moix ante el Mallorca (20.00). ¿Debutará Aimar? Falta le hace al equipo de Cúper, que viene de perder consecutivamente ante el Deportivo, el Barça y el Madrid. Y de no marcar ni un solo tanto. De las cinco derrotas del Valencia, cuatro han sido ante sus rivales directos y la quinta ante el Espanyol en Montjuïc. Es el menos goleado de la Liga (14), pero ahí acaban sus méritos: es el séptimo en goles a favor, el 14º en tantos a favor fuera de casa, y el penúltimo en la posesión del balón fuera de su estadio, tras el Espanyol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de enero de 2001

Más información

  • El mediapunta argentino, que aterriza hoy en España, llega para paliar la crisis de juego del equipo de Cúper